España finiquita su histórico sector carbonífero
España finiquita su histórico sector carbonífero - ABC
Economía

Aragón cierra sus últimas minas de carbón, que dejan en el paro a otros 200 trabajadores

El grupo Samca ha decidido clausurar sus minas de Ariño y Foz-Calanda, los últimos que quedaban en Teruel

ZaragozaActualizado:

La localidad turolense de Ariño empezó el año siendo, junto con Caboalles de Arriba (León), los dos enclaves que aguantaban el fin del carbón, los dos únicos puntos en los que se había dicho que sus pozos iban a seguir funcionando. Pero, en un puñado de días, Ariño también ha doblado la rodilla y se suma a la lista de minas clausuradas en el inexorable fin del carbón español.

El grupo empresarial aragonés Samca ha confirmado que cierra sus últimas minas de carbón. Es el adiós definitivo a las explotaciones de Ariño y Foz-Calanda. Las últimas minas que le quedaban a Teruel se van al traste y, con ellas, Aragón entierra definitivamente su histórica minería del carbón.

La desaparición de estas últimas explotaciones dejan en la calle a otras 200 personas en las cuencas mineras turolenses. Son los empleos directos e indirectos que estaban asignados a estas minas.

Se acelera así el desmantelamiento de un sector, el del carbón, que se sabía con los días contados desde hace casi 30 años, cuando arrancaron los planes de reconversión en las cuencas mineras. En el caso aragonés, el resultado de esos multimillonarios planes ha sido muy pobre. Las abundantes cantidades de dinero público que se han movido al amparo de esos programas de reconversión y reindustrialización no han logrado dotar a esas zonas de tejidos económicos capaces de compensar, ni de lejos, el empleo que se perdía en las minas que cerraban.

Ahora, Ariño se ve forzada a confiar en que cuajen otras alternativas. Como avanzó ABC, Samca se ha decidido a abrir una fábrica dedicada a producir fertilizantes a partir del carbón. El mineral ya no servirá para quemarse y producir electricidad, pero las características del que existe en el subsuelo de esa zona sí lo hace idóneo para la obtención de fertilizantes.

Samca ha reservado 75.000 metros cuadrados para esas nuevas instalaciones que, en un primer momento, se prevé que creen 36 puestos de trabajo. A partir de ahí, el objetivo es sumar varias decenas más en el futuro.

El cierre de las últimas minas de carbón ha ido acompañado de un acuerdo entre Samca y Endesa, compañía esta última a la que pertenece la central térmica de Andorra, que cierra sus puertas en junio de 2020. La térmica quema carbón suministrado por Samca y extraído en minas turolenses. Pero Endesa ya tiene carbón suficiente para cubrir la actividad de la térmica hasta que cierre, así que no necesita más. De ahí el pacto alcanzado con Samca.

Ambas partes han decidido rescindir de forma anticipada el contrato que tenían en vigor. Por esa rescisión, Endesa pagará a Samca 3,5 millones de euros, que esta compañía se prevé a utilizarlos en los nuevos proyectos económicos que ha anunciado, que sumarán inversiones de 50 millones de euros -según ha dicho la compañía- y entre los que se incluye la fábrica de fertilizantes proyectada en Ariño.