En el centro, el presidente del tribunal del «procés», el juez Manuel Marchena
En el centro, el presidente del tribunal del «procés», el juez Manuel Marchena - EFE

El Tribunal Supremo prevé celebrar el juicio al «procés» en torno al 5 de febrero

Doce antiguos líderes secesionistas serán juzgados por empujar hacia la independencia por las vías ilegales

MadridActualizado:

El Tribunal Supremo prevé que el inicio del juicio al «procés», una vista histórica en la democracia española, se sitúe en fechas próximas al 5 de febrero, en menos de dos semanas. El presidente del tribunal que enjuciará los hechos, el magistrado Manuel Marchena, se lo ha comunicado así al Ministerio del Interior, según han informado fuentes jurídicas. Doce antiguos líderes secesionistas serán juzgados por empujar a la independencia por vías ilegales.

El juez Marchena ha trasladado esta información al departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska para que Interior adopte las medidas oportunas que garanticen la presencia de los acusados que se encuentran en prisión de forma preventiva, como Oriol Junqueras y otros antiguos consejeros catalanes. Los presos, que están en cárceles catalanas, deberán ser trasladados a Madrid para el juicio.

En el caso de que se practique alguna diligencia indispensable para el desarrollo de la vista oral, algo que no se espera, el Supremo informará al Ministerio del Interior con antelación para que garantice la presencia de los acusados, informan las mismas fuentes.

Además de Junqueras, se encuentran encarcelados para que no se fuguen y reiteren en los delitos, los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa y Joaquim Forn; los agitadores del independentismo en las calles Jordi Sànchez y Jordi Cuixart; y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. Junqueras, Forn y los Jordis son los acusados que más tiempo llevan en la cárcel.

A los doce señalados, la Fiscalía les acusa de asumir la violencia como un medio para su fin ilegal: alcanzar la secesión catalana fuera de la ley, desobedeciendo las resoluciones de la Justicia, y alentando una insurreción al enfrentar a la sociedad catalana contra el Estado.