Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Méndez de Vigo, en una imagen de archivo
Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Méndez de Vigo, en una imagen de archivo - ABC

El «sorayismo» se repliega antes de las elecciones

Santamaría y Méndez de Vigo se apartan de la política mientras el PP afronta las elecciones más difíciles

MadridActualizado:

El «sorayismo», o lo que queda de él, está en pleno proceso de repliegue. En realidad, no es ni corriente interna ni crítica, pero los que apoyaron a la exvicepresidenta en el congreso nacional del PP, el verano pasado, se encuentran en plena encrucijada, cuando en Génova están ultimando las candidaturas electorales. El último en decir adiós ha sido el exministro Íñigo Méndez de Vigo, quien ha anunciado que deja la política y vuelve al cuerpo de letrados de las Cortes. También ayer, se hizo público el fichaje de Sáenz de Santamaría por parte del despacho de abogados Cuatrecasas.

El mismo día que Soraya Sáenz de Santamaría hizo pública su incorporación al despacho de abogados Cuatrecasas, Íñigo Méndez de Vigo anunció que dejaba la política. El último portavoz del Gobierno de Rajoy y exministro de Educación, Cultura y Deporte explicó ayer en Palencia, circunscripción por la que es diputado nacional, que se retirará de la política activa tras 30 años en distintas responsabilidades y cargos institucionales.

«A los 63 años creo que ha llegado el momento de irse», señaló Méndez de Vigo en una rueda de prensa. El exministro hará efectiva su retirada después de las elecciones generales, una vez que concluya su labor en la Diputación Permanente del Congreso.

Según explicó, la semana pasada comunicó su decisión al presidente del PP, Pablo Casado. Fuentes de Génova comentaron que no se contaba con Méndez de Vigo como posible número uno por Palencia o por otra circunscripción para las generales del 28 de abril. Existía la posibilidad de entrar en la lista europea, pero estaba claro que no estaba en los planes del proyecto que se puso en marcha con la victoria de Casado en el congreso nacional del PP del pasado mes de julio.

Precisamente, en ese congreso extraordinario de los populares, Méndez de Vigo apoyó sin rodeos y de forma muy activa la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, al considerar que representaba el mejor proyecto político para el PP en el futuro, y el que necesitaba España. La apuesta decidida por la exvicepresidenta salió mal, y desde entonces Méndez de Vigo ha mantenido su escaño en el Congreso como un diputado más, aunque tomó las riendas de la presidencia de la Comisión de Educación.

Méndez de Vigo confirmó ayer a ABC que cuando deje definitivamente el Congreso se incorporará al cuerpo de letrados de las Cortes. El exministro ganó la oposición en 1981 y solo estuvo en activo tres años. «Es hora de volver a casa», comentó.

En su despedida en Palencia, destacó su paso por el Parlamento Europeo con casi dos décadas de servicio en las que asistió «a todo el proceso de democratización de la Unión Europea». También resaltó la «fortuna» que tuvo cuando Mariano Rajoy contó con él, primero como secretario de Estado para la Unión Europea, luego como ministro en 2015 y como portavoz del Ejecutivo en 2016. Desde la mesa de ruedas de prensa del Consejo de Ministros, Méndez de Vigo tuvo una buena relación con los medios de comunicación.

«Saber irse»

«Han sido 30 años plenos y estoy muy agradecido al PP, que ha sido el único partido en el que he militado y en el que militaré», manifestó. A su juicio, en la vida hay que saber «estar», pero también hay que saber «irse».

El Partido Popular está inmerso ahora mismo en el delicado proceso interno de elaboración de las listas electorales, donde deberá acometer un importante «ajuste provincial», como informó ABC, por el previsible retroceso en las urnas. Junto a ese ajuste, Casado quiere que en los números uno se visualice la regeneración que supone su proyecto político, y la renovación en esta etapa del partido. El líder del PP podría presentar a sus números uno en un gran acto político en Madrid previsiblemente el próximo sábado.