Pedro Sánchez, presidente del Gobierno - EP

Sánchez: «Si no hay cambios sobre Gibraltar, España votará no al Brexit»

«Si tenemos este acuerdo es que alguien no hizo bien su trabajo en Bruselas», reprocha el presidente del Gobierno

MadridActualizado:

El estatus de Gibraltar en el acuerdo para materializar el Brexit aparta a España del acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europa. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, cuestionó ayer desde Bruselas que «el artículo 184 (del acuerdo) ha aparecido de la noche a la mañana» y que el Gobierno quiere «que se clarifique su interpretación que tiene que ser clara», en referencia al deseo del Gobierno español de que lo que suceda con Gibraltar se negocie directamente entre Londres y Madrid.

Pero el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha roto hoy la baraja y durante un foro en Madrid organizado por «The Economist» ha manifestado que «lamenta» que «un Gobierno proeuropeo como es España votará no al Brexit en estos términos».

Sánchez ha sido más claro y ha pedido cambios en el texto respecto a esta materia: «A día de hoy, si no hay cambios con respecto a Gibraltar, España votará no al acuerdo sobre el Brexit». Visiblemente irritado y muy contundente, Sánchez ha dicho que «si tenemos este acuerdo es que alguien no hizo bien su trabajo en Bruselas».

Sánchez realiza estas declaraciones después de que los Veintisiete diesen un primer respaldo general al acuerdo de divorcio negociado entre Bruselas y Londres. España es el único país que ha condicionado su aprobación final a que sea modificado para dotarlo de mayor «claridad jurídica» respecto a que cualquier relación futura del bloque con el territorio de Gibraltar deberá pasar primero por el consentimiento español.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, sugirió ayer no celebrar la cumbre extraordinaria prevista para aprobar el próximo domingo si antes no se resuelve la reserva que ha presentado el Gobierno español sobre Gibraltat.

«No queda mucho tiempo. Debería estar resuelto antes del domingo o que no tuviera lugar la reunión del domingo», dijo el ministro español en una rueda de prensa en Bruselas. El jefe de la diplomacia española apuntó que el problema tiene que ver con el artículo 184 del Tratado de Salida, una referencia que apareció «de la noche a al mañana el pasado miércoles», y que España no ve con buenos ojos, por lo que reclama su modificación.

Al plantear su queja, España ha recibido garantías de los servicios jurídicos del Consejo en cuanto a que su papel queda claro con respecto a las relaciones con el territorio gibraltareño, pero la Abogacía del Estado recomienda que se especifique ya y no dependa de interpretaciones futuras, según fuentes del Gobierno.

Desde el inicio de las negociaciones, la Unión Europea ha reconocido en varios momentos el derecho a veto de España a la hora de negociar la relación futura con Gibraltar y es esta condición la que el Gobierno quiere que quede reflejada en la misma terminología tanto en el acuerdo de divorcio como en la declaración política que sentará las bases de la negociación sobre la relación futura.