Pedro Sánchez, en el centro, durante la reunión con plataformas contra la despoblación
Pedro Sánchez, en el centro, durante la reunión con plataformas contra la despoblación - EP

Sánchez promete llevar instituciones a la España despoblada mientras cierra las ya existentes

Un centro investigador en Soria cesará su actividad en septiembre después de que el Ministerio de Ciencia no renovara los contratos de los científicos que allí trabajan

S.E.
MadridActualizado:

Una cosa es predicar y otra, dar trigo. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, propuso el martes a las plataformas que luchan contra la despoblación la posibilidad de descentralizar instituciones públicas a distintas localidades de la «España vaciada» para intentar frenar la sangría demográfica.

Pues bien, apenas un día después se ha conocido que en Soria, una de las provincias más afectadas por el problemas de la despoblación, el Ministerio de Ciencia, Educación y Universidades va a cerrar un centro de investigación de carácter nacional.

Así lo ha publicado Heraldo-Diario de Soria, que informa que el Centro para la Calidad de los Alimentos de Soria, vinculado al Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) que, a su vez, depende del Ministerio y liderado en funciones Pedro Duque, se quedará sin personal investigador en septiembre.

Esto se debe a que actualmente el centro tiene siete personas en plantilla: dos funcionarios, cuatro investigadoras con contratos temporales y una persona para el mantenimiento. Y, en esta coyuntura, se da la circunstancia, como informa el diario soriano, de que el día 11 de septiembre finalizan los contratos de las cuatro investigadoras que tiene en nómina el centro después de que el INIA decidiera no renovarlos.

De esta forma, la institución investigadora permanecerá abierta pero se dará la circunstancia de que no contará con ningún científico para continuar con los proyectos de investigación que tenía en curso. Un golpe para una ciudad como Soria, herida por la despoblación, y donde no abundan los centros de carácter estatal que, curiosamente, ahora propone Sánchez para la «España vaciada».