Rajoy, junto a su Gobierno, ayer en La Moncloa durante el minuto de silencio por el atentado de Niza
Rajoy, junto a su Gobierno, ayer en La Moncloa durante el minuto de silencio por el atentado de Niza - EFE

Rajoy entra en la fase de los contactos discretos

El presidente del Gobierno intensificará la negociación para buscar el «sí» de Ciudadanos y la abstención del PSOE

MActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, ha entrado en una nueva fase de las negociaciones para lograr apoyos a su investidura, que estará basada sobre todo en los contactos discretos sin comparecencias públicas posteriores, para darle más agilidad y profundidad al proceso.

El objetivo, primero, es llegar a un acuerdo sobre la Mesa de la Congreso, y aunque el PP quiere desligarlo de la negociación de la investidura, todo está unido, sobre todo si se alcanza un pacto con Ciudadanos y con el PSOE, y se permite al partido de Rivera entrar en la Mesa, aunque por votos no le corresponda.

Por eso, los populares reclaman la Presidencia del Congreso, pero estarían dispuestos a cederla a Ciudadanos si eso supone un acercamiento de posiciones ante la investidura.

La primera ronda de contactos de Rajoy acabó el miércoles pasado, con la reunión que mantuvo con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. De esa reunión salió el «no, a día de hoy», del dirigente socialista, lo que ha abierto una vía de diálogo entre el Gobierno en funciones y el líder del PSOE.

Rajoy mantuvo ayer conversaciones con Pedro Sánchez y Albert Rivera (también con Pablo Iglesias) para informarles de los pasos que se iban a dar tras el atentado terrorista de Niza. En un principio Rajoy había anunciado que sería la vicepresidenta la que se pondrá en contacto con esos dirigentes, pero finalmente quiso ser él quien hablara personalmente con ellos.

Rajoy quiere un contacto fluido, personal y permanente en estas menos de tres semanas que queda hasta su investidura. Y lo quiere sin focos, de manera discreta, acercando poco a poco posturas. Fuentes de Moncloa creen que será muy difícil, que también será muy lento, pero no ven imposible de ninguna manera el cambio de postura de Ciudadanos y del PSOE.

Las reuniones públicas de Rajoy seguramente han quedado aplazadas hasta que haya avances significativos en las conversaciones, o hasta que esté mucho más claro el camino. Para eso, primero se tendrán que constituir las Cortes (día 19), y a partir de ahí se crearán los grupos parlamentarios y será el turno del Rey, quien deberá mantener una ronda de contactos con los representantes políticos antes de proponer un candidato.

Será en la última semana de julio cuando se lleve a cabo el gran acelerón de las negociaciones, para que Rajoy pueda llegar con garantías a su investidura, ya que ha advertido de que si tiene la certeza de no contar con los apoyos suficientes abriría un periodo de reflexión, junto a todos los demás, para ver qué camino tomar.