El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy - ÓSCAR DEL POZO

Rajoy deja en espera la llamada a Sánchez

La Moncloa ve una «sesión de postureo notable» en la reunión del líder socialista con Pablo Iglesias

MadridActualizado:

La llamada pendiente de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez tendrá que esperar. El presidente del Gobierno en funciones la ha dejado en espera, después de que en la reunión de hoy tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias hayan dejado abierta una vía de negociación para llegar a un acuerdo de investidura y Gobierno.

Fuentes de La Moncloa han explicado a ABC que no tiene mucho sentido que Rajoy llame ahora a Sánchez, cuando este está intentado el acuerdo con los populistas. Por eso, la llamada queda en espera, hasta que se clarifique la situación.

Rajoy lleva varias semanas anunciando su intención de ponerse en contacto con el secretario general del PSOE, para invitarse a sentarse a negociar, y tratar la posibilidad de avanzar hacia la «gran coalición», el pacto entre el PP y el PSOE, al que podría añadirse Ciudadanos. Pero entre los «noes» de Sánchez, la Semana Santa y la negociación iniciada de nuevo con Podemos, ha concluido que es mejor dejarlo para más adelante, si es que fracasan los demás en sus negociaciones. «No tiene sentido hacerlo ahora», sostienen.

Desde el Gobierno en funciones hay dudas sobre el resultado de la reunión de hoy, aunque las fuentes consultadas se inclinan más por pensar que estamos ante una sesión «de postureo notable». A su juicio, parecen estar pensando más en las elecciones generales, y en ver quién culpa a quién de no haber llegado a un acuerdo.

Frente a esa vía de negociación reabierta por Sánchez, el entorno de Rajoy insiste en que el PP es la única «alternativa clara», con su propuesta para formar una mayoría estable.

En la rueda de prensa posterior a la reunión con Pablo Iglesias, se ha preguntado a Pedro Sánchez si está dispuesto a atender la llamada de Rajoy y sentarse a hablar con él. El secretario general del PSOE ha explicado que hablaría con Rajoy solo para decirle que el PP debe pasar a la oposición, porque «es una organización imputada, y su problema pasa por regenerarse y renovarse en la oposición». A su juicio, el PP «está haciendo daño a la democracia». Más aún, subrayó que uno de los objetivos principales para llegar a un acuerdo de Gobierno con Podemos es precisamente echar a Rajoy de La Moncloa.