Sánchez abandona el hospital donde está ingresado Rubalcaba - EP / Vídeo: Sánchez llega al hospital donde está ingresado Rubalcaba

Rubalcaba permanece ingresado en la UCI sin cambios en su delicado estado de salud

El hospital informó ayer de que su estado era de «extrema gravedad»

Muere Rubalcaba a los 67 años tras el ictus sufrido el miércoles

Rubalcaba, ultimas noticias en directo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Conmoción y tristeza en el mundo político ante el estado de salud de Alfredo Pérez Rubalcaba. Tras su ingreso en la tarde del miércoles en el hospital Puerta de Hierro Majadahonda (Madrid) tras sufrir un infarto cerebral, el parte médico facilitado apuntaba a que se encontraba en «estado grave» y a que debía esperarse a su evolución en las próximas 72 horas.

Pero en la mañana de ayer un nuevo parte médico apuntaba ya a que el estado de Rubalcaba, de 67 años de edad, era de «extrema gravedad». El comunicado del centro se anticipaba que «por deseo expreso de la familia, no se facilitará más información».

A primera hora de este viernes Rubalcaba continúa ingresado en el Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda. Tanto desde el centro hospitalario como desde el entorno del exvicepresidente asegura que su estado sigue siendo grave pero que no ha habido cambios en las últimas horas. Según fuentes del centro hospitalario Rubalcaba se encuentra en la UCI y las personas que acudieron ayer a visitarlo no entraron a verlo.

El temor ante un fatal desenlace fue generalizado durante todo el día. Lo que motivó que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, abandonase de forma prematura la cumbre de jefes de Gobierno de la Unión Europea que se celebraba en Rumanía. Desde la Secretaría de Estado de Comunicación se anunció y justificó la decisión «ante el estado preocupante de Alfredo Pérez Rubalcaba» y para «estar con su familia».

Los rumores sobre un fatal desenlace fueron una constante a lo largo de todo el día. Sin embargo, al cierre de esta edición, diferentes fuentes apuntaban que «todo sigue igual». Aunque nadie manifestaba grandes esperanzas respecto a una mejora de su estado. Entre personas de su entorno más cercano el sentir era ayer de profunda desolación. Algo que se dejó ver en los rostros de que quienes acudieron ayer al hospital.

Visitas y llamada del Rey

A lo largo de la jornada de ayer, el hospital Puerta de Hierro fue un ir y venir continuo de dirigentes socialistas y personalidades cercanas a Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre todo desde que se dio a conocer su empeoramiento. Los tres presidentes del Gobierno del PSOE -Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez- fueron la figuras más destacadas que se acercaron a interesarse por la salud del exvicepresidente y ministro del Interior. También visitó a la familia el ex secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, y el expresidente del PNV, Josu Jon Imaz.

El Rey llamó ayer por teléfono a la esposa de Rubalcaba, Pilar Goya, para interesarse por su estado. Don Felipe se mostró muy entristecido cuando fue informado en Yuste, donde participaba en un acto, del agravamiento que experimentó el histórico dirigente a media mañana.

Por la mañana, Susana Díaz fue de las primeras en acudir a la clínica de Majadahonda, en la que estuvieron también Jaime Lissavetzky -gran amigo de Rubalcaba-, Antonio Hernando -exportavoz socialista en el Congreso-, Valeriano Gómez, Juan Moscoso o José Blanco. Todos ellos eran recibidos por Gregorio Martínez, quien fuera su jefe de gabinete.

Cuando se supo que el estado de salud del exministro empeoró, el número de visitas aumentó, aunque la consigna fue la de no hacer declaraciones. Felipe González fue de los primeros en acudir durante la tarde. Pocos minutos después de que González abandonase el hospital, fue el turno del siguiente expresidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, que estuvo dentro algo más de dos horas. También asistieron su sucesor en el ministerio de Interior, Antonio Camacho, y miembros del Gobierno actual como Fernando Grande-Marlaska, Isabel Celaá , María Jesús Montero o Luis Planas.

Antes de que Sánchez llegase procedente de Rumanía, lo hizo poco antes de las ocho de la tarde, los altos dirigentes del PSOE ya estaban en el hospital. El secretario de Organización, José Luis Ábalos; la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra. Narbona fue la única que ofreció declaraciones: «Esperando que haya un milagro porque como nos informan la situación es muy grave».

Durante el día de ayer también estuvieron junto a la familia Eduardo Madina, Trinidad Jiménez, César Luena, Juan José Laborda o Rodolfo Ares. Además de históricos como José Enrique Serrano o Enrique Guerrero. Elena Valenciano, quien fuera su número dos durante su mandato, se desplazaba ayer también a Madrid y estaba en permanente contacto con la familia. Valenciano llegó a Madrid a última hora de la tarde, al igual que el presidente de Asturias, Javier Fernández. También llegó a última hora de la noche al hospital Soraya Rodríguez, portavoz en el Congreso durante su mandato y hoy en las listas de Cs.

En la noche del miércoles ya había visitado el hospital Óscar López, secretario de Organización en su mandato y el ex fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido. El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Ana Pastor y Alfonso Guerra contactaron con la familia desde un primer momento.

El estado de Rubalcaba, figura clave del socialismo en las últimas tres décadas, marca sin duda el arranque de la campaña del 26-M. En el PSOE se preparaban «para todo» desde primera hora del día. Incluyendo la posibilidad de suspender los actos de arranque de la campaña electoral del 26 de mayo. Finalmente estos tuvieron lugar pero marcados por la tristeza y con modificaciones respecto al programa original ya que los principales dirigentes socialistas se encontraban en el hospital acompañando a la familia.