La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Dolors Montserrat, hoy durante su intervención
La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Dolors Montserrat, hoy durante su intervención - EFE

El Congreso rechaza penalizar los referéndum ilegales con los votos del PSOE y sus socios

El PP quiere introducir penas de prisión de tres a cinco años para quien promueva una consulta ilegal e inhabilitación

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Congreso ha tumbado la proposición de ley impulsada por el Partido Popular para penalizar la convocatoria de un referéndum ilegal con los votos del PSOE y de sus socios parlamentarios de la moción de censura. La iniciativa de los populares ha sido rechazada por 176 en contra, 165 a favor (PP, Cs y Foro) y cero abstenciones.

El texto del PP proponía instroducir penas de prisión de tres a cinco años e inhabilitación absoluta por un tiempo superior entre tres y cinco años a la duración de la pena impuesta para la autoridad o funcionario que convoque o autorice la celebración de un referéndum ilegal. Los socialistas, no obstante, han alegado que el juicio del «procés» que se celebra en el Tribunal Supremo demuestra que el Código Penal funciona correctamente tal y como está redactado.

La portavoz en el Congreso del Partido Popular, Dolors Montserrat, ha sido la encargada de defender la iniciativa de su grupo en el debate parlamentario, donde ha reprochado que «el nacionalismo es el peor enemigo de la libertad y de la democracia» por lo que «recuperar el delito de convocatoria de referéndum ilegal es inexcusable para proteger los derechos y las libertades».

La portavoz popular ha tachado al PSOE de «cómplice» del soberanismo al recordar que fue el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quien eliminó estas condenas del código penal. «Si votáis en contra ponéis en evidencia que estáis más cerca de Waterloo que de la Constitución», ha espetado Montserrat, a la bancada socialista. Asimismo, la popular ha defendido que con esta penalización los políticos secesionistas serían juzgados también por la consulta ilegal del 1 de octubre además de por si existió malversación, rebelión o sedición.

PSOE: «Dialogar no es ceder»

La réplica socialista la ha hecho el diputado del PSOE Juan Carlos Campo Moreno, quien ha sostenido desde la tribuna que el ordenamiento jurídico ya tiene «mecanismos suficientes para defender el orden constitucional» y ha criticado que la iniciativa popular no refuerza el Estado de derecho. «El problema está en que no terminan de entender que el código penal cumple una función constitucional que nadie puede eludir, pero no es un elemento para arrojar al adversario político», ha expresado Campo Moreno hacia la bancada popular.

Según Campo Moreno, el Gobierno de Pedro Sánchez siempre les ha trazado las líneas de la ley al soberanismo catalán, pero nunca ha abandonado la pretensión del diálogo. «Dialogar no es ceder, es la obligación de todos los demócratas, ha defendido el socialista, que le ha reprochado al PP que la iniciativa de penalizar las consultas ilegales « muestra su debilidad y su manera de hacer política».

ERC: «Votar no es delito»

Desde el PNV el diputado vasco Mikel Legarda ha expresado durante su breve intevención que les parece un «mero cálculo electoral» y «una torpeza penal y una torpeza polótica». Y la diputada de ERC Carolina Telechea ha salido a la palestra para clamar que «votar no es un delito». Además, Telechea ha reprochado al PP que «votar en un referéndum no es delito y trabajar por la independencia de forma pacífica no es delito» y ha apelado a as cargas de la Policial del 1-O para expresar que «impedir por la fuerza que la gente vote sí es un delito».

Por su parte, el diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes ha exigido a Telechea que no «infantilice» a los ciudadanos asegurando que el referendum de Cataluña «sólo» fue votar: «Las consecuencias sociales de votar las estamos viendo en Cataluña, votar no es un juego banal». Finalmente, Prendes ha asegurado que «quien vote en contra de la inicaitiva está propiciando la impunidad de aquellos que quieren destruir nuestra democracia».

El debate tiene valor político en términos de precampaña electoral y los populares pretenden evidenciar las alianzas de Sánchez con el soberanismo y para reforzar su imagen contra el secesionismo. De hecho, Montserrat ha asegurado que «el rechazo de Sánchez a la propuesta del PP para recuperar las penas por los referéndums ilegales evidencia que puede liquidar España a cambio de La Moncloa».