La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín
La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín - EFE

La primera semana del juicio del caso Nóos concluye este viernes

El cuñado de Diego Torres, Marco Antonio Tejeiro, proseguirá con su declaración, que inició en la jornada de ayer

Palma de Mallorca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La primera semana del juicio del caso Nóos concluye este viernes, con la comparecencia del contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, cuñado de Diego Torres. Tejeiro inició su declaración ayer jueves, respondiendo a las preguntas planteadas por el fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach. El Ministerio Público le presentó ayer a Tejeiro varias facturas relativas a los Juegos Europeos 2006, que se iban a realizar en Valencia, pero que finalmente no se celebraron. El Instituto Nóos percibió, pese a ello, un total de 382.000 euros de la Comunidad Valenciana. Tejeiro indicó que «siempre por indicaciones de sus superiores», sobre todo de Torres, habría preparado facturas y certificaciones falsas que luego eran presentadas a las instituciones con las que colaboraba Nóos, para el cobro de las cantidades previamente acordadas.

«Buscamos todos los gastos que pudiéramos facturar, porque teníamos que justificar muchísimo dinero», dijo Torres en relación al proyecto de los Juegos Europeos, pues la Generalitat de la Comunidad Valenciana reclamó justificantes del gasto realizado por Nóos. El contable añadió que «no había este tipo de gastos» para un proyecto como el citado. «Buscamos las facturas que se habían generado desde el momento que se empezó a trabajar para los Juegos Europeos y se me indicó "oye, pues vamos a meter cinco de telefónica por gastos telefónicos", por orden de mi jefe, Diego Torres en ese momento», aclaró.

Tejeiro también dijo que Torres habría puesto en marcha una estructura fiduciaria en el extranjero, a través de dos mercantiles, tanto para desviar los fondos obtenidos de manera irregular y ocultar a sus beneficiarios como para tributar menos en España. La cifra total transferida desde Nóos sería de 420.000 euros.

En la jornada de ayer también prestó declaración el expresidente autonómico, Jaume Matas, después de que el exgerente de la Fundación Illesport Gonzalo Bernal, el exgerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Juan Carlos Alía y el exasesor jurídico del mismo organismo, Miguel Ángel Bonet, afirmasen ante el tribunal que las órdenes de contratar directamente al Instituto Nóos, sin la preceptiva convocatoria de un concurso público, habían provenido de Matas. En la jornada del martes, se había pronunciado en el mismo sentido el director general de Deportes del Gobierno balear entre 2003 y 2007, José Luis «Pepote» Ballester.

Matas afirmó que en 2003 Iñaki Urdangarín le dijo que podía conseguir que el equipo ciclista Banesto colaborase en la promoción de Baleares. La «comisión» o «peaje» para Urdangarín sería la creación de la oficina del proyecto, por un importe de 300.000 euros. Matas aceptó esa propuesta. «Nos interesaba estar bien con Urdangarín y con la Familia Real», dijo. El expresidente añadió que no sabía si dicha contratación requería un concurso público. «Yo di la instrucción», reconoció en cualquier caso.

El expolítico mallorquín también señaló que en 2005 «Pepote» le explicó que se podría celebrar en Palma un forum sobre deporte parecido al que había tenido lugar en Valencia el año anterior. El organizador de dicho evento sería el Instituto Nóos, que recibiría 1,2 millones de euros. «El problema es cómo contratar a un señor que es único. Si Urdangarín nos hubiera propuesto un proyecto de cinegética o de gastronomía, jamás le hubiésemos contratado, jamás. Pero era de un tema del que él era experto, turismo y deporte, y eso nos interesaba mucho. Sin él no había proyecto», destacó Matas, quien admitió que hubo un «fallo clamoroso» en el control del gasto derivado de los convenios, que Nóos debía justificar por ser además una entidad supuestamente sin ánimo de lucro.