Pablo Casado, presidente del PP, durante su intervención del lunes
Pablo Casado, presidente del PP, durante su intervención del lunes - EFE

PP y Ciudadanos insisten en que no habrá abstención en la investidura de Pedro Sánchez

Solo los partidos independentistas podrían cambiar su voto, pero si hay pacto

Investidura de Pedro Sánchez en directo

MadridActualizado:

Si las expectativas de Pedro Sánchez para formar Gobierno siguen sin variaciones, lo que tampoco cambiará será el resultado de la segunda votación de investidura con respecto a la primera. En el PP critican el «oscurantismo» del candidato socialista y consideran la petición de abstención que les hizo Sánchez como un «ejercicio de cinismo». Ciudadanos dice que «nada ha cambiado» y los independentistas, que podrían facilitarle la investidura, solo se plantearían abandonar el «no» si hay un pacto entre PSOE y Unidas Podemos.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, criticó duramente el «oscurantismo» y la falta de transparencia de Sánchez. Para la dirigente y diputada popular, «los españoles merecen saber qué se está negociando y cuál es el programa de Gobierno» porque su «sensación» es que «sólo se está negociando el reparto de poder y los sillones». Gamarra insistió en la crítica al presidente del Gobierno en funciones, del que dijo que era «el candidato a la presidencia del Gobierno que menos apoyos ha conseguido en la primera votación», y lamentó que tras casi tres meses como presidente del Gobierno en funciones y con un encargo del Rey, entrara «con el apoyo de 123 diputados y salió con el de 124, lo que es un fracaso del PSOE».

Como llevan haciendo desde el 28 de abril, Gamarra rechazó la abstención del PP y tildó la petición de los socialistas como un «ejercicio de cinismo» porque Sánchez dejó claro que «se siente más cómodo con los independentistas, Bildu o los populistas». No obstante, hizo alusión a los pactos de Estado que Pablo Casado lleva ofreciéndoles desde agosto y que ofrecerían «estabilidad a la legislatura», en palabras del presidente popular.

«Sánchez quiere un cheque en blanco y el PP no entrega cheques en blanco porque nosotros tenemos una responsabilidad con nuestros votantes y con España», insistió Gamarra, que manifestó que su partido no tiene miedo de ir a elecciones, pero apeló a la responsabilidad de quien tiene la «obligación de conformar Gobierno».

Fuentes del partido señalaron ayer a ABC que en el discurso que Casado pronunciará hoy en el Congreso, antes de la segunda votación de investidura, hará hincapié en que aún no se sabe quién va a gobernar Sánchez ni cómo. «Estamos ansiosos esperando a que nos cuente algo más allá de los ministerios que se están repartiendo», añaden las mismas fuentes.

Cs y el «plan Sánchez»

Al igual que en el PP, Ciudadanos se mantiene en el «no» a Pedro Sánchez y el discurso de hoy de su presidente, Albert Rivera, irá en la misma línea que el del lunes porque «nada ha cambiado». «De hecho, lo que estamos viendo le ha venido a dar la razón a pesar de la lucha de egos a la que estamos asistiendo entre Sánchez e Iglesias», aseguraron ayer fuentes del partido.

Tanto el lunes como el martes, Rivera e Inés Arrimadas, portavoz en el Congreso, hablaron de un «plan Sánchez» ejecutado junto a la «banda» de «Otegui, Torra y Puigdemont» para «perpetuarse y criminalizar al rival político».

Los independentistas, en cambio, no son tan tajantes. Según informa Daniel Tercero, tanto Esquerra Republicana (ERC) como Junts per Catalunya (JpC) están a la espera de que haya un acuerdo para replantearse el sentido de su voto, que el martes fue negativo. La abstención de los republicanos sería más sencilla si simplemente hubiera un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, pero JpC pondría más pegas que ERC y esperaría a saber más sobre lo que el hipotético acuerdo diría de Cataluña antes de tomar una decisión.