Pablo Casado, presidente del PP, en el Congreso de los Diputados - EFE

El PP zanja el debate interno y confirma su «no» rotundo a Sánchez

Génova desautorizó a Díaz Ayuso, que había apoyado una posible abstención

Actualizado:

«No es no». La dirección nacional del PP se vio obligada a cortar de raíz una corriente interna que desde el pasado fin de semana se estaba mostrando partidaria de una posible abstención en la investidura de Pedro Sánchez, para evitar así que dependa de los independentistas. La primera en confesar que no vería con malos ojos una abstención fue Esperanza Aguirre, el sábado pasado. Ayer siguió sus pasos la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Y desde Génova se tuvo que salir al paso rápidamente, antes de que la ola fuera a más, para aclarar que la posición del PPes un «no» rotundo a Sánchez.

La candidata madrileña matizó después sus palabras: «Pablo Casado y la dirección nacional saben en todo momento lo que tienen que hacer y tienen los mayores conocimientos al respecto. La decisión que tomen sé que será la mejor para España». En Génova, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, explicó que esa misma mañana había hablado con Díaz Ayuso y no encontraba ninguna discrepancia entre ambos. Intentó así zanjar el debate, aunque en el PP asturiano aprovecharon para sacar cabeza. Su presidenta, Mercedes Fernández, se mostró partidaria de «explorar» la abstención para frenar al independentismo y el populismo.

La realidad es que Casado no se plantea otra opción que no sea el «no» de los 66 diputados del PP en la investidura de Sánchez. «No somos un partido bisagra, somos la alternativa al Gobierno de Sánchez», subrayó García Egea. El número dos de los populares explicó que el PPno va a facilitar en ningún caso que Sánchez sea presidente del Gobierno. Al contrario, lo va a «dificultar» todo lo que pueda.

«Ninguna sorpresa» en Cs

José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, dejó claro ayer que no habrá «ninguna sorpresa» en la posición de su partido tras la reunión que mantendrá Albert Rivera con Pedro Sánchez en el Congreso. Una vez más, como ya hizo en el Palacio de la Moncloa tras las elecciones del 28 de abril, el presidente de Cs le trasladará al jefe del Ejecutivo en funciones el mismo mensaje que a sus electores en la campaña: no es no.

«Ni por activa ni por pasiva. Ningún voto de Ciudadanos va a servir para hacer presidente del Gobierno a Pedro Sánchez», garantizó Villegas tras el Comité Permanente de los liberales, en el que se reiteró que los socialistas, al menos a nivel nacional, no podrán contar ni tan siquiera con la abstención de Cs.