El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante siu entrevista con ABC
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante siu entrevista con ABC - JOSÉ RAMÓN LADRA

Albert Rivera: «El PSOE no puede obviar su responsabilidad. Pido a Sánchez una reflexión»

El líder de Ciudadanos pide al PSOE que imite su abstención en la segunda votación de investidura de Mariano Rajoy, al que niega el sí porque considera que representa una línea continuista

MadridActualizado:

El resultado electoral no ha restado ni un ápice de convencimiento. En la sede de Ciudadanos, donde Albert Rivera recibe a ABC tras aprobar su Ejecutiva que se abstendrá en la investidura de Mariano Rajoy, nada parece temporal. Al contrario, hay planes de expansión para ir poco a poco ocupando todo un edificio de la madrileña calle Alcalá, con una vista privilegiada de la capital. Desde ahí vislumbra una estrategia que no contempla votar «sí» a Mariano Rajoy y que pide al PSOE que imite la decisión de Ciudadanos de abstenerse para que comience la legislatura.

Si Rajoy no es presidente, ¿hay alternativa a las terceras elecciones?

Ahora mismo no. Nosotros queríamos un Gobierno a tres con PSOE, PP y Ciudadanos para afrontar todas las reformas que España necesita, incluso la constitucional, pero ya hemos visto que ni el PSOE ni el PP están por la labor de poner un candidato de consenso, con lo cual solo queda un plan B: un gobierno en minoría del partido que ha ganado las elecciones. Siendo muy prácticos, o eso o el plan C que nadie quiere, terceras elecciones.

¿El inmovilista a día de hoy es por tanto Pedro Sánchez?

Todo el mundo se tiene que mover en algo. Nosotros hemos hecho un ejercicio que creo que los españoles han agradecido. Ahora le toca al PSOE pensar qué tiene que hacer para esa abstención, pero también al PP. Si Rajoy quiere gobernar tiene todo el sentido del mundo que se siente con el PSOE a ver qué quiere. Hay que buscar ese mínimo común denominador que permita que haya un Gobierno, que asuma que no tiene mayoría y que hay que negociar. Y si el PSOE quiere liderar la oposición es legítimo. Si el PP y el PSOE siguen dándose la espalda, estamos bloqueados.

¿Entenderá su votante un cambio de rumbo que se hace sin exigir medidas a cambio?

Mis votantes sabían que no apoyaríamos a Rajoy y no le vamos a apoyar. Y les dije que no entraríamos en un Gobierno con Rajoy y no vamos a entrar. Pero también dijimos que no íbamos a forzar unas terceras elecciones. Estamos ante una abstención para que España se ponga en marcha. No es una condición, ni un acuerdo, ni un pacto.

Hay una vía para que el PSOE se abstenga: que Ciudadanos vote sí.

No tiene sentido condicionar el voto del PSOE al de Ciudadanos, ellos tienen que abstenerse igualmente. Eso es una excusa del PSOE para no mojarse. Cuando no te mueves puedes bloquear el país. El PSOE sacó adelante un intento de Gobierno con 130 escaños y ahora les he escuchado decir que 137 no son suficientes. Oiga, son siete más. No vale aplicar varas distintas. El PSOE tiene que reflexionar si sus votantes y los españoles quieren forzar unas terceras elecciones o si quieren una abstención en segunda vuelta. Si quieren pedir algo a cambio es legítimo.

137 y 130 son cifras parecidas, pero 170 ya es otra cosa. Hemos tenido gobiernos con menos apoyos. Esa es la importancia política de su «sí» al PP.

Da igual porque tampoco son 176. Al final aquí lo que hay es la necesidad de que tres partidos políticos tengan algún tipo de acuerdo. Con dos partidos no basta.

«Lo que hay es la necesidad de que tres partidos políticos tengan algún tipo de acuerdo. Con dos partidos no basta»

¿El voto afirmativo y la entrada en el Gobierno solo es posible si Rajoy no es el candidato?

Es que en ese caso no sería un Gobierno del PP. Sino un Gobierno de PP, PSOE y Ciudadanos, y la condición es que fuera un Gobierno nuevo con un equipo nuevo para una etapa excepcional.

¿Cómo interpreta que Rajoy pusiese fecha a la investidura y, a la vez, anunciara que aún no tenía decidido si se presentaría?

En persona me dijo que tenía intención de ir a la investidura y que sería a finales de julio o principios de agosto. Lo que no me cuadró mucho es esa especie de paso atrás de «si no tengo la certeza segura de que gano la votación no me presento». A mí eso me preocupa porque puede bloquear el país. No tiene sentido que Rajoy diga que urge el techo de gasto y los presupuestos y que cuando le pregunten si va a intentarlo diga que no. Él dice que se abriría un periodo de reflexión, yo creo que se abriría un periodo de preocupación. Si usted no forma Gobierno en la primera y ahora tampoco, ¿qué pasa? ¿por qué usted no puede tener esos apoyos?

Si Rajoy se presenta con 137 escaños más su abstención, ¿la responsabilidad de que no haya Gobierno será en exclusiva del PSOE?

Y del PP. Rajoy tiene que ofrecer algo al PSOE para esta abstención, le toca seducir, y al PSOE le toca decidir si se abstiene por qué es. En estos momentos nos guste o no, depende del PSOE. Yo estoy convencido de que los socialistas, si hay investidura, si hay debate, van a tener que explicar muy bien a los españoles por qué no se abstienen. Creo que es bueno que Rajoy vaya a la investidura, primero porque nos solventa el problema del tiempo constitucional y segundo porque si hay que convencer al PSOE de la abstención no se me ocurre mejor mecanismo que tener que defender tu posición.

¿Cree que Sánchez valora realmente la posibilidad de presentarse a la investidura?

A mí no me consta. No tengo ninguna evidencia de que eso sea así. Descartable técnicamente no es, pero políticamente me pregunto ¿de verdad Sánchez cree que un Gobierno con 16 partidos dentro de Podemos más los independentistas es un buen Gobierno para España? Yo no lo creo. Ni lo veo viable ni lo apoyaremos. Con Ciudadanos que no cuenten para ese invento.

¿Es posible que Sánchez se presente, saque del cajón su pacto con Ciudadanos y ponga a Podemos en la situación de volver a votar que «no» a un presidente socialista?

Nosotros no vamos a llegar a un acuerdo con Podemos. Creo que hay voces sensatas en el PSOE que están asumiendo que no hay alternativa (a dejar gobernar al PP). Y están asumiendo que tienen que reconstruir su proyecto liderando la oposición. Y me parece legítimo. Básicamente el debate es si el PSOE asume ese papel y asume el resultado y luego si el PP es capaz de seducirlos.

¿Por qué a Sánchez le dio un «sí» y a Rajoy solo una abstención?

No ha habido regeneración. Si el PP tuviera un candidato nuevo que no fuera el continuismo, podríamos hablar. Como lo hemos hecho en Madrid y en otros sitios.

¿No se ha equivocado Ciudadanos poniendo encima de la mesa el nombre de Rajoy?

Estoy convencido de que no puede ser malo decir la verdad. Yo no estoy aquí solo para ganar votos, sino para cambiar mi país. Y eso se hace diciendo la verdad.

¿Pero cree que le ha penalizado?

Yo creo que no. A partir de eso, ¿tengo yo la obligación de entenderme con el Gobierno que salga de las urnas? Sí. Y esa es la diferencia entre Ciudadanos y los viejos partidos: somos capaces de entender que en la vida no siempre es lo que uno quiere sino a veces lo que se puede. Esa es la posición realista. Hoy por hoy hay que asumir que tenemos que elegir entre lo menos malo. Y eso es que se ponga en marcha el Gobierno antes que ir a unas terceras elecciones.

¿Qué autocrítica hace de la pérdida de 400.000 votos en seis meses?

Creo que es evidente que hemos tenido menos capacidad de movilización. Pero a pesar del miedo, a pesar del Brexit, me sorprendió que solo perdiéramos ocho décimas de voto. Eso tiene una parte positiva. Hay un suelo de más de tres millones de votos que han votado al centro, es casi un milagro. Por fin hay un lugar común para esa política de centro que se puede consolidar y crecer.

¿Le perjudicó pactar con el PSOE?

Creo que ni nos aportó ni nos restó. Es verdad que era arriesgada la jugada de un acuerdo que luego no sumó, pero nos convirtió en un partido capaz de llegar a acuerdos.

¿Tiene intención de llamar a Sánchez para desbloquear la situación?

No tengo intención de llamarle ahora. Ahora es el tiempo de que PP y PSOE negocien esa abstención. Si en el futuro hace falta echar un cable, pues yo estoy dispuesto. Pero yo no puedo ofrecerle a Sánchez más que la buena voluntad.

«Ahora es el tiempo de que PP y PSOE negocien esa abstención»

¿Unas terceras elecciones serían malas para Ciudadanos?

Serían malas para España.

En un primer análisis parece que el beneficiado de nuevas elecciones sería el PP.

Si el PP, o el que sea, quiere jugar con presiones de fastidiar a España, conmigo que no cuenten.

Es probable que el 4 de agosto por la tarde el fantasma de las terceras elecciones sea un punto clave en la negociación.

Pues entonces habrá dos meses para negociar. Si un candidato no sale, habrá que buscar soluciones. Pero, insisto, creo que no va a haber terceras elecciones, porque no creo que nadie pueda mirar a los ojos a sus votantes, ni siquiera del PP. ¿Y por qué no cuartas?

¿El «sí» de Ciudadanos está absolutamente descartado?

Claro. Lo votamos el miércoles. Está absolutamente descartado con un proceso de investidura con el presidente que tenemos.

Pero Sánchez le está echando un pulso y pretende que vote «sí».

Yo le pido a Sánchez una reflexión. Si el PSOE se abstiene da igual lo que haga Ciudadanos. No somos decisivos. El PSOE no puede obviar su responsabilidad. Yo asumo la mía, que es intentar desbloquear esto sabiendo que no somos decisivos. Pero sabiendo que políticamente puede ayudar. Pero claro, es que al PSOE le toca tomar una decisión. Si el PSOE no se mueve España no se mueve. El único partido que ha cambiado es Ciudadanos. El PSOE tiene que digerir y asumir que tiene un papel decisivo. Tendrá que negociar con el PP si quiere y si no quiere tendrá que dar alguna explicación.