El portavoz del PP, Rafael Hernando, segundo por la izda, estrecha la mano del presidente de «Catalunya somos todos», Jorge Amado. A la izquierda de Hernando, Pedro Golmayo, vicepresidente de la asociación, y a la derecha de Golmayo, Pedro José Benítez, responsable de la asesoría jurídica de la misma
El portavoz del PP, Rafael Hernando, segundo por la izda, estrecha la mano del presidente de «Catalunya somos todos», Jorge Amado. A la izquierda de Hernando, Pedro Golmayo, vicepresidente de la asociación, y a la derecha de Golmayo, Pedro José Benítez, responsable de la asesoría jurídica de la misma

Plantón de Podemos a una iniciativa por la concordia en Cataluña en el Congreso

La asociación «Catalunya somos todos» lleva a la Cámara Baja 350 rosas rojas para pedir a los diputados más esfuerzo por la conciliación. La formación comprometió su asistencia, pero hoy ha dicho no disponer de nadie para atender la iniciativa

MadridActualizado:

Podemos ha demostrado este lunes que la fractura social creciente en la sociedad catalana le interesa más bien poco, al dejar plantada a la asociación «Catalunya somos todos» en las puertas del Congreso, después de haber confirmado el pasado viernes que se reuniría con su equipo directivo, en el marco de la iniciativa «Rosas por la concordia».

Esta asociación ha acudido esta mañana a la Cámara Baja con 350 rosas rojas -una para cada diputado- acompañadas de una sencilla carta en la que pide a los parlamentarios que defiendan la concordia entre españoles.

Una sencilla iniciativa que buscaba aprovechar la conmemoración del Día de Sant Jordi para trasladar de primera mano a los líderes políticos el difícil día a día que vive la sociedad catalana, después de que la crisis política haya roto familias, amistades e incluso esté dando lugar a casos de acoso y marginación en el ámbito laboral o infantil.

En la misiva la asociación pide a cada diputado que «sitúe la defensa de la coexistencia pacífica entre todos los españoles en el centro de su labor política e institucional» y advierte de que «cada vez que alguien es insultado por no hablar en una determinada lengua; hostigado en su propio hogar por no comulgar con la ideología más militante; cuando es amenazado por formar parte de una familia disidente con la opinión de sus vecinos debilitamos nuestra democracia».

El lunes es un día complicado en el Congreso puesto que las ejecutivas de los distintos partidos se reúnen en las sedes y los portavoces parlamentarios están convocados a participar en ellas. Y los diputados de provincias distintas de Madrid se encuentran en sus circunscripciones ya que la actividad plenaria comienza los martes. Pero tanto el PP como Ciudadanos han hecho el esfuerzo de atender a esta iniciativa por una mayor concordia.

Así, el presidente de «Catalunya somos todos», Jorge Amado, ha sido recibido por el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, después de que éste participara en la reunión de la ejecutiva de su partido. La entrevista ha tenido un tono muy cordial dado que Hernando apoya este tipo de iniciativas por la unión social. En representación de Ciudadanos, Amado ha sido recibido por el presidente de la Comisión para la Calidad Democrática, Toni Cantó, quien ha celebrado la iniciativa.

ERC, PDECAT y PNV no han atendido a la iniciativa por encontrarse todos sus parlamentarios fuera de Madrid. Aún así, recibirán las rosas rojas y la misiva ya que la asociación las ha entregado en el Registro de la Cámara Baja. El coste de la iniciativa ha sido sufragado con aportaciones económicas de ciudadanos de toda España, e incluye un reparto de rosas en las calles de Madrid «como símbolo del afecto que sentimos entre los españoles, independientemente de dónde hayamos nacido», explica la asociación. «Queremos hacer hincapié en que son muchos los catalanes que quieren seguir formando parte de la nación española», ha señalado Amado. Un mensaje que no ha parecido ser muy del gusto de Podemos.