El exministro de Cultura Màxim Huerta
El exministro de Cultura Màxim Huerta - EFE

Los otros experimentos de marketing político del presidente Sánchez

La elección de Pepu Hernández como candidato a la Alcaldía de Madrid no es la primera ocasión en la que el presidente del Gobierno intenta captar a personajes destacados de la vida pública

MadridActualizado:

Pedro Sánchez ha elegido a José Vicente «Pepu» Hernández como punta de lanza del PSOE para dar la batalla por la Alcaldía de Madrid. La elección del entrenador de baloncesto retirado con el que la selección consiguió el Campeonato del Mundo en 2006 ha sorprendido a propios y extraños aunque, en realidad, no difiere en absoluto de la apuesta del líder del Ejecutivo por el marketing político.

De hecho, Hernández se suma a una lista cada vez más larga de personalidades ajenas a la política que Sánchez ha incorporado al proyecto del PSOE en los últimos años.

Levantó ampollas en las filas socialistas que Sánchez se fijara, allá por diciembre de 2015 en su primera etapa como secretario general, en la excomandante Zaida Cantera, actualmente diputada. Entonces Sánchez consideró adecuado situar a la militar, que abandonó el Ejército tras denunciar acoso sexual, en los puestos más altos de la lista de Madrid para asegurarle así un escaño.

Cantera llegó al PSOE de la mano de la actual secretaria de Estado de España Global -heredera de Marca España-, Irene Lozano, menos mediática pero procedente de UPyD. No obstante, el caso más sonado se produjo cuando, después de la moción de censura contra Rajoy, Sánchez estaba formando el nuevo Gobierno.

El caso Huerta

De entre todos los nombramientos mediáticos realizados por Sánchez en los últimos meses, sin duda, el más relevante fue el de Màxim Huerta como ministro de Cultura. Fue el último nombre de la lista de ministros que se conoció y, curiosamente, fue el primero en marcharse de la política.

A los pocos días de ser nombrado, Huerta dimitió tras conocerse que empleó una sociedad para eludir impuestos. Sin embargo no fue el único ministro «estrella» con problemas en el Gobierno.

El astronauta Pedro Duque, a quien Sánchez puso al frente de la cartera de Ciencia, Innovación y Universidades, también estuvo involucrado en un escándalo similar. Por su parte, ministra de Economía, Nadia Calviño quien, pese a no ser tan mediática y según destapó ABC, utilizó una sociedad instrumental para comprar su casa.