La falta de espacio en el barco es más patente cuando las personas rescatadas se tumban, especialmente por la noche a la hora de dormir
La falta de espacio en el barco es más patente cuando las personas rescatadas se tumban, especialmente por la noche a la hora de dormir - Open Arms

Open Arms, el ánimo «pende de un hilo»

Pide asilo para 31 menores en la Embajada de España en Malta

S. E.
MadridActualizado:

Undécimo día de espera para los rescatados más antiguos de entre los 151 que todavía ayer permanecían a bordo del Open Arms después de que entre la noche y la mañana del lunes fueran evacuados tres enfermos y sus familiares, en total 9 personas que fueron recogidas por guardacostas de Malta e Italia.

Ningún país europeo había dado síntomas al cierre de esta edición de querer recibir en un puerto seguro al pasaje que transporta el barco humanitario, desde donde su jefa de misiones, Anabel Montes, insistía en que «la situación psicológica pende de un hilo». El princial problema, dijo en la televisión pública, es el hacinamiento, un problema de espacio que se podía haber aliviado cuando La Valetta ofreció el sábado hacerse cargo de 39 inmigrantes socorridos el mismo día en sus aguas, si bien la ONG lo rechazó en espera de que algún estado acepte desembarcar a todos rescatados a la vez.

Este diario intentó ayer contactar con los responsables del Open Arms y el fundador de la ONG del mismo nombre, Óscar Camps, para conocer de primera fuente en qué circunstancias se encuentran, si bien las operaciones de evacuación y los preparativos para la llegada del barco Astral encargado de suministrar víveres y psicólogos, lo impidieron. Entre las cuestiones pendientes más urgentes está saber cuánto tiempo más puede el buque humanitario de bandera española aguantar bloqueado en aguas internacionales, una vez que el domingo ya anunciaron que barajaban dirigirse a un puerto seguro aunque no tuvieran permiso, si bien luego matizaron que sería sólo un último recurso y en caso de urgencia.

Según avanzó ayer Anabel Montes, se están preparando «para lo peor», en la medida en que se prevé un temporal con olas de dos metros y vientos de 22 nudos.

En este contexto, desde el Open Arms se dio ayer otro paso al solicitar a la embajada española en Malta que diera asilo a los 31 menores que están en el barco, y que según el capitán del navío «cumplen las condiciones para ser reconocidos como refugiados», lo que en todo caso corresponde determinar al Estado. La misma solicitud, al parecer, ya se ha había hecho llegar con anterioridad al Tribunal y la Procuradoría de Menores de Palermo (Italia), pero sin recibir respuesta.

Italia y su cierre a los inmigrantes, reforzado por un decreto aprobado el pasado día 5, es uno de los referentes en esta crisis, toda vez que el puerto seguro más próximo al Open Arms es el de su isla de Lampedusa. Sin mencionar a Roma, el gobierno en funciones de Pedro Sánchez está apelando una y otra vez al derecho internacional, según el cual ese punto debería ser el del desembarco. Ayer hizo alusión a ello la ministra de Trabajo y Migraciones, Magdalena Valerio, que también defendió que Pedro Sánchez ha hecho todo lo posible desde su llegada por hacer entender a la UE que «la cuestión migratoria afecta a todos los países comunitarios».

Dentro de ese esquema cree el PP que debe buscarse ahora una solución, según señaló ayer el vicesecretario de Comunicación del partido, Pablo Montesinos, que avanzó que apoyarán cualquier decisión del gobierno si «responde de forma coordinada con la UE, seria y con sentido de Estado».

En tanto, la causa del Open Arms recibió ayer el respaldo público del actor Javier Bardem, que pidió que Pedro Sánchez lidere en la UE el procedimiento de reparto de los inmigrantes. Penélope Cruz escribió en su instagram «puerto seguro ya».