Los «novillos» autonómicos marcaron la celebración de la Fiesta Nacional
EFE Touriño junto a su mujer, el alcalde de Lugo y su consejero de Trabajo, degustando pulpo el Día de la Fiesta Nacional

Los «novillos» autonómicos marcaron la celebración de la Fiesta Nacional

ABC | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Al final resultó que la opinión de Rajoy del «coñazo» del Desfile y la Recepción con motivo de la Fiesta Nacional no era una idea aislada del líder popular. Podría ser la lógica deducción tras ver cómo trece de los diecinueve mandatarios autonómicos del Estado decidieron buscarse un plan alternativo para el pasado domingo a los actos institucionales presididos por el Rey en la capital de España. Al acto en el Palacio Real sólo asistieron los presidentes de Cantabria, Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León, Extremadura, Ceuta y Melilla. El resto, de puente.

El presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, tampoco acudió a Madrid para asistir al desfile de las Fuerzas Armadas. En su lugar, el jefe del Ejecutivo navarro acudió a los actos celebrados en Pamplona en conmemoración de la Virgen del Pilar. La razón de su ausencia no tiene que ver con otra cosa que su agenda, ya que Sanz tenía comprometida su asistencia a esos actos «desde hace tiempo», según fuentes del Ejecutivo foral.

El presidente navarro «va alternando» su presencia en Madrid o Pamplona cada año, ya que se le requiere con insistencia en ambos lugares y debe contentar a unos y otros. De hecho, esas fuentes destacan que «seguramente Sanz es uno de los que más veces ha ido a Madrid en los actos del 12 de octubre».

El presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, no participó ayer en ningún desfile de las Fuerzas Armadas. En su agenda institucional no figuraba ninguna convocatoria. El pasado año, el socialista sí se desplazó a Madrid. Su presencia en la capital suele ser habitual a excepción de 2003, cuando viajó a Nueva York para acudir al Día de la Hispanidad como vicepresidente de honor de la Fundación Príncipe de Asturias.

Pedro Sanz, presidente de La Rioja, suele acudir el 12 de octubre a Madrid para participar en los actos del Día de la Fiesta Nacional, aunque en esta ocasión decidióo celebrar la festividad de la Virgen del Pilar con la Guardia Civil de Calahorra en apoyo por el atentado perpetrado por ETA en esa localidad riojana el pasado marzo. De esta manera, Sanz ha querido mostrar el «rotundo respaldo de su Gobierno» a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra las acciones terroristas y, en concreto, arropar a un municipio que intenta recuperarse de los cuantiosos daños materiales causados por el coche-bomba que hizo estallar ETA en Semana Santa contra el cuartel de la Guardia Civil.

Comiendo pulpo

El caso del presidente gallego es distinto. Emilio Pérez Touriño se ausentó de la recepción con los Reyes por irse a comer pulpo a las Fiestas de San Froilán, en Lugo, acompañado de diversos dirigentes de su partido. El titular de la Xunta aprovechó su paseo por la ciudad amurallada para anunciar inversiones en los próximos presupuestos autonómicos, si bien no participó en ningún acto institucional. Desde la Xunta explicaron que Touriño «no sigue ningún criterio concreto», ya que en 2005 y 2007 asistió, pero no en 2006.

El lendakari Juan José Ibarretxe no ha asistido nunca a la celebración del Día de la Fiesta Nacional en su larga trayectoria al frente del Gobierno vasco. A punto de concluir su tercera legislatura, y nominado ya por su partido como candidato a lendakari en las elecciones autonómicas previstas para el próximo mes de marzo, su ausencia de la celebración del Día de la Fiesta Nacional ni siquiera ha levantado polémica en el País Vasco, donde se daba por supuesto que no habría cambios en la actitud del lendakari respecto a una festividad que no siente como propia.

Fuentes próximas a la Presidencia del Gobierno vasco manifestaron ayer a ABC que el lendakari no acudió a Madrid, como no lo ha hecho en años anteriores, y que a quienes habría que pedir explicaciones es a los presidentes autonómicos que han cambiado de actitud.

El caso de Francisco Camps es singular. La agenda pública del presidente de la Generalitat ha sido muy intensa desde el pasado 9 de octubre, en que celebraba el Día de la Comunidad. Al día siguiente celebraba un pleno de las Cortes en Alicante, y el sábado 11, junto a los Reyes, asistió a la Salida de la Volvo Ocean Race. El domingo optó por descansar, si bien no había faltado nunca a esta convocatoria desde 2005.

El andaluz Manuel Chaves se ausentó del desfile porque se encontraba en Buenos Aires, de visita oficial desde el pasado sábado y hasta el próximo fin de semana y donde presidió ese mismo día los actos conmemorativos del Día de la Hispanidad. Chaves tiene previsto viajar esta semana, dentro de esa gira institucional, también a Paraguay y Uruguay, países en los que está manteniendo encuentros con el colectivo de emigrantes andaluces. Este viaje institucional está siendo muy criticado por el PP andaluz, por considerarlo poco apropiado dada la situación económica que atraviesan la comunidad y el país.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, excusó su presencia en el Desfile de las Fuerzas Armadas porque apenas hacía unas horas que había llegado de México, donde el sábado concluyó una visita oficial de cinco días. Sí lo hizo el año anterior, pese a las críticas de CiU por asistir tanto a la celebración de la Hispanidad como al Desfile de las Fuerzas Armadas.

De hecho, la asistencia del presidente de la Generalitat a los actos de celebración del Día de la Hispanidad nunca ha estado exenta de polémica. Así, Pasqual Maragall rompió moldes en su primer 12 de octubre como presidente de la Generalitat al acudir al desfile, lo que provocó duras críticas tanto de CiU como de sus socios de ERC e ICV, que llegaron a afirmar que «no representa a todo el gobierno».

Por su parte, el presidente del actual gobierno de centroizquierda de Baleares, el socialista Francesc Antich, acudió al desfile del 12 de octubre del pasado año. En esta ocasión, el pasado domingo, sin embargo, no acudió, ya que se encontraba en Italia, en concreto en Pisa, participando en el noveno Foro de Diálogo Italia-España, que es un encuentro de carácter anual que se celebra desde 1999.

El presidente de la Región de Murcia, el popular Ramón Luis Valcárcel, tampoco departió con los Reyes. Fuentes de su gobierno explicaron a ABC que por motivos de «agenda persona ineludible», comprometidos «desde hace mucho tiempo», no pudo viajar a Madrid. Tampoco lo hizo en 2007, si bien aclararon que «en años anteriores siempre participó» de los actos de la Fiesta Nacional.

Sin explicación

Desde el Gobierno aragonés no se ha dado una explicación oficial sobre la ausencia del presidente Marcelino Iglesias. En su caso ha sido el primer año que no acude desde que preside el Ejecutivo regional. Ocupa este cargo desde 1999 y en todas las ocasiones, salvo en esta última, ha acudido a Madrid. En una ocasión fue el único presidente autonómico que estuvo en dichos actos.

Paulino Rivero no tuvo ningún acto publico en Canarias que justificase su ausencia en la recepción. Desde su entorno no fueron capaces de dar los verdaderos motivos del plantón, en una jornada como la de hoy lunes en que los Príncipes de Asturias visitaron las Islas para conocer el sistema de defensa aérea en Lanzarote.