La madre denunciante de Sor María, junto con su hija, este martes en los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid - efe
«niños robados»

La denunciante de Sor María: «Dijo que me quitaba a mi hija por adúltera»

Da su testimonio en el juzgado en la primera querella contra una monja por «el caso de los niños robados». Ha declarado que la amenazó con quedarse con otra de sus hijas si la denunciaba

madrid Actualizado:

María Luisa Torres, la mujer que acusa a la monja María Gómez Valbuena, conocida como sor María, de haberle sustraído a la hija que tuvo en 1982, ha asegurado hoy que la religiosa le explicó que le iba a quitar al bebé "por adúltera" y que la amenazó con quedarse con otra de sus hijas si la denunciaba.

Así lo ha manifestado Torres a los periodistas antes de comparecer ante el juez de Madrid Adolfo Carretero para ratificar la denuncia que interpuso ante la Fiscalía contra sor María y que el Ministerio Público trasladó al Juzgado.

«Si no lo paga aquí, que lo pague arriba», ha declarado

"La voy a ratificar sin cambiar ni una coma", ha señalado la mujer, que ha acudido a los Juzgados acompañada por su hija Pilar, con la que se reencontró hace medio año, y por sus otras dos hijas, Inés y Marina.

Pilar, que nació en la clínica Santa Cristina de Madrid, ha confiado en que se haga justicia y ha declarado, en referencia a la monja: "Si no lo paga aquí, que lo pague arriba".

Concentración a las puertas

Una veintena de afectados por los robos de niños se han concentrado a las puertas de los Juzgados de Madrid para reclamar que se investiguen las sustracciones de bebés ocurridas entre las décadas de los años cuarenta y de los años noventa del siglo pasado.

La denuncia contra sor María es la primera que llega a un Juzgado de Madrid, después de que la Fiscalía viera indicios de delito en la que Torres interpuso contra la religiosa, que trabajó en las clínicas Santa Cristina y San Ramón de la capital a las órdenes del doctor Eduardo Vela.

María Luisa, una mujer separada de hecho en 1982, acudió a dar a luz a una niña a la clínica Santa Cristina después de haberse enterado de que sor María ayudaba a mujeres con problemas, pero afirma que ésta le quitó a su hija para dársela a otra familia.