El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, este miércoles en el Congreso junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban - Jaime García/Vídeo:EuropaPress

Coalición Canaria reitera su «no» a Sánchez si mantiene cualquier acuerdo con Podemos

El PNV mantiene su opacidad y asegura «no tener ni idea» sobre si apoyará la investidura de Sánchez

Navarra Suma votará en contra de Sánchez si Chivite gobierna en la Comunidad Foral

MadridActualizado:

No hay atajos ni medias tintas con Navarra Suma. O el PSOE hace posible que el gobierno de navarra y la alcaldía de Pamplona queden libres de cualquier influencia de EH Bildu o los dos diputados forales votarán en contra de la investidura de Pedro Sánchez.

El portavoz de la formación navarra en el Congreso, Carlos García Adanero, se ha reunido este miércoles en el Congreso con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y le ha trasladado la misma posición que el presidente de UPN, Javier Esparza, anunció la semana pasada en el Congreso: el PSOE podrá contar con su abstención siempre y cuando la socialista María Chivite renuncie a presidir la Comunidad Foral y su compañera de filas Maite Esporrín haga lo propio con el Ayuntamiento de Pamplona, para librar a ambas instituciones de cualquier influencia de EH Bildu.

Chivite necesita la abstención de los batasunos para alcanzar el gobierno autonómico mientras Esporrín requiere de su apoyo para convertirse en alcaldesa y eso, a juicio de García Adanero, obliga a un acuerdo entre el PSOE y EH Bildu que haría imposible que Navarra Suma pacte con Sánchez. «Sería muy extraño que Chivite llegara al Gobierno de Navarra con una abstención de Bildu sin previamente haber pactado nada. Eso no se lo cree nadie, y nosotros tampoco», ha incidido el político navarro. «No podemos dejar que el Gobierno de Navarra esté presidido por una socialista con el voto de Bildu y aquí estar colaborando con ese PSOE», ha remachado por si quedaba alguna duda.

Oramas, ni por activa ni por pasiva

En su búsqueda de apoyos de la jornada Ábalos ha chocado contra el muro de Coalición Canaria. La portavoz canaria, Ana Oramas, ha subrayado que se opondrá a la investidura de Sánchez si se llegan a acuerdos con Unidas Podemos. «No vamos a apoyar un gobierno de coalición con Podemos, ni un acuerdo programático ni un gobierno de cooperación», ha aseverado. Luego, preguntada por un apoyo pasivo ha expresado tajante que: «Tampoco vamos a facilitar la investidura con una abstención».

Oramas ha explicado que solo en el caso de que «alguien se mueva o ceda» y Sánchez lidere un «Gobierno en minoría» se abrirían desde Coalición Canaria a acuerdos de gobernabilidad. No de investidura. Tanto Ábalos como ella conocen las posiciones que juegan cada uno y por ello no han emplazado más reuniones por el momento. «Que trabajen otra fórmula, que es lo que imagino que está intentado el gobierno», ha explicado Oramas. Fuentes del partido, sin embargo, han asegurado que tampoco apoyarán al candidato socialista en una investidura si Podemos se sale de la ecuación. Todo apunta a un «no» al PSOE.

Mazón, un «sí» a las claras

No ha habido sorpresas. El portavoz del Partido Regionalista Cántabro, José María Mazón, ha tildado de «fructífero y muy satisfactorio» el encuentro con Ábalos. «El ministro lo ha aceptado perfectamente», ha comentado refiriéndose a su lista de peticiones. Hasta el punto de que mañana a las 10 horas firmarán un documento en el cual se recoge la disposición de su partido a investir a Sánchez y de formar un gobierno de coalición en la Comunidad Autonóma de Cantabria, así como el compromiso expreso del Gobierno de cumplir con las demandas de esta región. El secretario de Organización del PSOE le ha prometido reducir la conexión ferroviaria entre Madrid y Santander a tres horas antes de 2024, además de mejorar las infraestructuras -fundamentalmente carreteras nacionales-. También le ha asegurado que irán liquidando la deuda de Valdecilla y que iniciarán las obras del centro logístico de La Pasiega.

Además, Mazón ha dicho no haberle puesto líneas rojas a Ábalos y que se sientea gusto en un Gobierno progresista. Si bien, ha dejado claro que el PRC apoya y defiende la unidad de España, por lo que no apoyaría a Sánchez en caso de que «haya una concesión que supere la Constitución».

Esteban, a la fuga

Prácticamente a la carrera ha abandonado el portavoz del PNV, Aitor Esteban, las dependencias socialistas en el Congreso este miércoles tras reunirse con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Así, en un nuevo ejercicio de opacidad, el político vasco ha rechazado comparecer ante la prensa tras la reunión para explicar la dirección que ha tomado la misma, a diferencia de los demás líderes parlamentarios que sí están desgranando sus principales posiciones en las conversaciones mantenidas ayer con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y hoy tienen pensando hacerlo tras las entrevistas previstas con Ábalos.

Literalmente perseguido por los periodistas, Esteban se ha limitado a asegurar que «no tengo ni idea» sobre si el PNV apoyará la investidura de Sánchez. En esta línea, ha insistido en que su encuentro con el dirigente socialista no ha sido más que «una primera reunión, una toma de temperatura, un intercambio de impresiones, nada más», a pesar de que la reunión ha rondado la hora de duración.

El grupo vasco ha mostrado su intención de ofrecer algo más de información a lo largo del día de hoy a través de un comunicado escrito.

Baldoví, una cita corta

Tras ver a Esteban, José Luis Ábalos, se ha reunido con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, quien en la rueda de prensa posterior, ha expresado que su reunión con el secretario de organización del PSOE ha sido «cordial» y que ha salido de ella con la impresión de que habrá pronto Gobierno, «antes de agosto».

Baldoví le ha trasladado cuatro reivindicaciones que el Gobierno tiene que cumplir si quiere contar con su apoyo en la investidura de Sánchez. Le ha exigido, en primer lugar, que en un plazo de un año presente un nuevo modelo de financiación autonómica. «No podemos seguir igual. Proponemos un mecanismo de compensación que afectará a los valencianos y un segundo que afectará a las Comunidades Autonómas más desfavorecidas», ha dicho. El portavoz de Compromís ha acudido a la cita con Rafael Beneyto, uno de los representantes de la Comunidad Valenciana en el Comité Técnico Permanente de Evaluación del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), quien ha sostenido que la corrección de los errores de diseño que posee el actual modelo de financiación se solventaría a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado. «Lo ha acogido con buena disposición», ha declarado el diputado al ser preguntado por la reacción del ministro de Fomento en funciones a estas peticiones.

También le ha hecho patente la necesidad de vertebrar el territorio valenciano, que se condene la deuda de la Marina valenciana y que se otorguen ayudas directas a los agricultores a los que se les ha quedado la fruta en el árbol, la condonación del IBI rústico y una rebaja en los módulos fiscales.

Esta mañana Ximo Puig cerraba un acuerdo con Compromís y Unides Podem para el Gobierno de la Comunidad Valenciana. Baldoví ha defendido que a ellos lo que «les gustaría es que hubiera un Gobierno en el que pudiera haber personas de diferentes partidos». En definitiva, que se aplicase la misma fórmula que en la Comunidad Valenciana a nivel nacional, aunque han aclarado que no van a cerrarse «a otro tipo de modelo».