Leopoldo López Gil posa para ABC en Madrid
Leopoldo López Gil posa para ABC en Madrid - Maya Balanya
Entrevista

Leopoldo López Gil: «España debe poner sanciones a los sinvergüenzas del chavismo»

El padre del opositor venezolano Leopoldo López es el candidato del PP a la Eurocámara

MadridActualizado:

Leopoldo López Gil (Caracas, 1944) ocupa el número 12 en la lista del PP para el Parlamento Europeo, en la que entró tras el portazo que dio el expresidente madrileño Ángel Garrido a los populares para pasarse a Ciudadanos. Es padre del opositor venezolano Leopoldo López, que tras más de cinco años en prisión y arresto domiciliario fue liberado el 30 de abril en la llamada Operación Libertad, aunque sigue refugiado en la residencia del embajador de España en Caracas. Él no ha podido verlo aún, ya que también sufre la persecución del chavismo y vive en España, que le concedió la nacionalidad.

¿Cómo está su hijo?

Bien, muy convencido de lo que hace y agradecido con el embajador Jesús Silva. Está resguardado con su familia, atendiendo a su solicitud de ser discreto en su actividad política, pero no incomunicado, se comunica vía telefónica e internet. Hay una diferencia enorme con el arresto domiciliario en que estaba. Tenía dos grilletes, uno en cada pierna, tobilleras electrónicas que delataban si salía del radio permitido. Uno lo controlaba la inteligencia venezolana y otro los rusos o cubanos. Y vivía en la incertidumbre, debía presentarse a la puerta cada vez que sus custodios solicitaban una fotografía de control a cualquier hora. La residencia del embajador es una aproximación a la libertad, pero no la libertad total, a la que tiene todo el derecho.

¿Qué vida hace allí?

Está como huésped. Él no quiere pedir asilo, no quiere salir de Venezuela, sino quedarse y pelear en Venezuela por la libertad de Venezuela.

¿Cómo vivió usted la jornada del 30 de abril, cuando fue liberado?

Fue muy emocionante ver a Leopoldo, después de cinco años, caminar por las calles de Caracas. No he podido darle un abrazo, porque yo tampoco gozo de libertad para ir a Venezuela.

Hay quien dice que la Operación Libertad fue precipitada, dado que no se sumaron los militares que se esperaban y Maduro no cogió el avión…

Las historias están contadas a medias aún. Yo sé a ciencia cierta que ellos sabían que lo planificado iba a ser contraatacado e iban a ir a prisión tanto Leopoldo como Guaidó, y cuando descubrieron eso encontraron un general respetuoso con la Constitución que dijo «yo me adhiero» y liberó a Leopoldo. Ahora los sátrapas han puesto otro plan en marcha: aniquilar en lo posible a la Asamblea Nacional. Tenemos 24 diputados en el exilio, embajadas o presos.

¿No hay rivalidad o afán de protagonismo entre Guaidó y su hijo?

Jamás, lo contrario. Hay lealtad, no sé quién puede ser un ejemplo como ellos. No se trata de amistad, es fidelidad y adherencia total a principios, valores y el plan. Me llenan de emoción pequeñas historias que no puedo compartir.

¿Cómo ve la evolución de los acontecimientos? ¿Qué podemos esperar en los próximos días o semanas?

Lamentablemente, no podemos esperar mucho de los gerifaltes. Lo lógico sería que Maduro dejara el poder y pudiésemos celebrar elecciones libres, para lo que necesitamos desalojar al usurpador y un gobierno de transición que asegure unas autoridades apropiadas, dignas y verificables. Es muy sencillo. Si hubiese un gramo de patriotismo en la conciencia de Maduro, ya estaría haciendo las maletas.

¿Qué hay de Vladimir Padrino (ministro de Defensa de Maduro), pieza clave que no llegó a funcionar en los planes del 30 de abril?

Habría que preguntar a Padrino cuánto dinero tiene aquí en España y por qué no compró el pasaje a Madrid, donde tiene a sus dos hijos y unas cuentas de banco bastante envidiables.

¿No confía en que facilite esa transición?

No, a menos que le pongan sanciones. Los sinvergüenzas tienen que ver que van al infierno o al cielo. El purgatorio no vale.

¿También sanciones en España?

Me refiero principalmente a España.

¿Qué aportará como candidato del PP al Parlamento europeo?

Humildemente, servir bien a España y a toda Hispanoamérica. Quiero convertir a España, en lo posible, en puente entre Hispanoamérica y Europa, no solo en el tema político, sino también económico, cultural y, particularmente, educativo, en el que tengo una experiencia que puedo aportar.

¿Puede hablar de esa faceta, tal vez menos conocida?

Creé en 1974 el programa, luego fundación, Gran Mariscal de Ayacucho, preámbulo en Venezuela de un programa como el Erasmus. Fue mi gran contribución al país durante varios gobiernos. Entre otras cosas, fui el primero que otorgó los fondos necesarios para crear el Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela, de donde salieron Gustavo Dudamel, Gabriela Montero, etc.