José Manuel Maza
José Manuel Maza - Ignacio Gil

Lamentable reacción de las juventudes de la CUP: «Hasta nunca, Maza»

La organización separatista Arran no ha sido el único que ha hecho sátira con el fallecimiento del fiscal general del Estado

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La organización separatista Arran, vinculada a la CUP y conocida por sus violentas campañas, ha celebrado en Twitter la muerte del fiscal general del Estado José Manuel Maza, demostrando una bajeza moral tras el repentino fallecimiento del fiscal en Buenos Aires (Argentina) como consecuencia de una infección de riñón que se complicó y pasó a ser generalizada. La organización de la izquierda anticapitalista afín a la CUP ha escrito «Fins mai, maza», «Hasta nunca, Maza» en catalán. Un mensaje acompañado por una fotografía del jurista cabeza abajo.

No ha sido el único que a través de Twitter ha hecho sátira con el fallecimiento del Fiscal General del Estado, cuya muerte ha generado una consternación prácticamente unánime en la política española. Otras cuentas han aprovechado la noticia para hacer escarnio. Un dirigente de Podemos Cataluña, Cristian Fernández, celebró en Twitter la muerte del Fiscal General del Estado. Fernández, que es miembro de la Comisión de Garantías del partido, subió un mensaje acompañado de dos copas de champán que borró rápidamente. Para justificarse, este abogado dijo después: «Muere un represor y no podemos hacer sátira. Volvemos a tiempos oscuros».

Ante esto, la Guardia Civil ha reaccionado a través de la misma red social. «Alegrarse de la muerte de una persona igual no es delito, pero demuestra más mezquindad, bajeza moral y estulticia que ideología», ha reprochado la Guardia Civil al ver las numerosas muestras de alegría ante la muerte de Maza. En su tuit, ha agregado una frase del político y escritor Benjamin Disraeli: «La vida es demasiado corta para que la hagamos mezquina». Un mensaje que ha sido apoyado por miles de retwees y cientos de comentarios de ánimo.

Maza fue nombrado fiscal general del Estado en noviembre de 2016, una de las primeras decisiones del Ejecutivo de Mariano Rajoy, solo una semana después de la toma de posesión de todos los ministros. Maza, en ese momento magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, tenía 66 años y era miembro de la Carrera Judicial desde 1975 y de la Fiscal desde 1978. Desde febrero de 2002, era magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.