Oriol Junqueras acude a declarar a la Audiencia Nacional en noviembre de 2017
Oriol Junqueras acude a declarar a la Audiencia Nacional en noviembre de 2017 - Ignacio Gil

El juicio a los encausados por el 1-O, un espectáculo televisivo

Las defensas pedirán que se emita señal en directo, algo ya usual en casos mediáticos

BarcelonaActualizado:

El abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, lo ha puesto ahora sobre la mesa: «Haremos todo lo posible para que sea el juicio más mediático y más técnicamente avanzado que se haya hecho nunca en España». Su objetivo, que la vista que en los próximos meses se celebrará en el Tribunal Supremo -todavía sin fecha- para juzgar a los líderes del proceso independentista trascienda el ámbito español y se convierta en una cuestión «internacional», con la máxima difusión. Lo dijo en una entrevista reciente en Rac1.

Las defensas del resto de encausados por el proceso independentista ven con buenos ojos que las cámaras de televisión puedan emitir el minuto a minuto de cada una de las sesiones. Sin embargo, según ha podido saber ABC, las defensas todavía no han abordado este tema entre ellas. «No hemos hablado de pedirlo expresamente... pero no tenemos inconveniente en que haya señal en directo», explicaron a este periódico los abogados de uno de los exconsejeros catalanes encarcelados por su papel en el proceso independentista.

Desde el despacho que se encarga de la defensa de otros de los políticos independentistas encausados se apunta a ABC a que estudiarán pedir también en su momento que haya señal en directo, pero añaden que en este momento no es la prioridad: «Ahora estamos centrados en el escrito de defensa y este no nos parece un tema central».

De todas formas, todo apunta que, lo pidan o no las partes, el juicio del Tribunal Supremo tendrá señal de televisión por su interés mediático, y todos los medios que lo deseen podrán conectarse cuando quieran para retransmitir en directo lo que acontezca en el interior de la sala de vistas.

Precedentes

Lo de la emisión en directo de juicios de interés social no es nuevo. Ya se hizo en casos recientes como el juicio a la trama de corrupción de la Gürtel, en la Audiencia Nacional, o en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) cuando el año pasado acogió la vista contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas y tres exconsejeras por la organización de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

En el caso de este juicio, además, la emisión no se ofreció por petición expresa de los abogados sino por el propio criterio del TSJC. «Había un evidente interés mediático y eran cargos públicos. No hubo discusión de que tenía que ser así», explican fuentes de este tribunal. Los medios los puso el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El TSJC no contaba con la tecnología necesaria para una emisión de ese calibre y se trasladaron a Barcelona equipos del Tribunal Supremo.

La cobertura de TV3 de ese juicio -gracias a la señal facilitada por el tribunal- fue motivo de bronca en el Parlamento de Cataluña. Ciudadanos acusó a la cadena de convertir la vista «en un Gran Hermano». La presidenta de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach, se defendió diciendo que era una noticia de primer nivel. «Hacemos un seguimiento informativo, no hacemos juicios paralelos ni ‘Gran Hermano», respondió a los diputados. Sea como fuere, lo que está claro es que el próximo juicio a los líderes independentistas va a convertirse de nuevo en un espectáculo televisivo.