El portavoz adjunto en el Congreso de ERC, Gabriel Rufian, hace unas semanas en la Cámara Baja
El portavoz adjunto en el Congreso de ERC, Gabriel Rufian, hace unas semanas en la Cámara Baja - Óscar del Pozo

ERC hace pellas en la comisión de Presupuestos del Congreso

Justifican su ausencia en que Sánchez no hace las cesiones que le exigen

MadridActualizado:

Las incoherencias de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) crecen a medida que avanza la legislatura. El grupo republicano ha decidido hacer pellas en la comisión de Presupuestos y no acudir a las cerca de 80 comparecencias previstas durante toda esta semana en el Congreso, como parte de la tramitación de las nuevas cuentas del Gobierno socialista, de cuya aprobación depende el futuro de la legislatura. La excusa aportada por ERC es que ya adelantó que no entraría a discutir los Presupuestos si el Gobierno no realizaba antes los gestos exigidos.

«Ni el contexto ni la interlocución son comparables con los presupuestos del Partido Popular. Votamos a favor de la moción de censura de Sánchez. Advertimos ya desde septiembre pasado que sin gestos explícitos del Gobierno ante la Fiscalía con respecto al juicio por el «procés» y sin un compromiso de diálogo para encontrar una solución democrática al conflicto con Cataluña nos sería muy difícil aprobar los presupuestos», señalan fuentes de esa formación consultadas por ABC.

Deber de asistencia

Sin embargo, el voto en contra a una ley o cualquier otra iniciativa no es motivo suficiente para incumplir la obligación de asistencia a las sesiones que tiene todo diputado. Según reza el artículo 15 del Reglamento del Congreso, sus señorías tienen «el deber de asistir a las sesiones del Pleno del Congreso y de las Comisiones de que formen parte». Y no se prevé en el Reglamento ninguna causa que exima de este deber salvo situaciones de necesidad. En ningún caso cuestiones políticas, como las argumentadas por la formación republicana. Aún más, porque esta posición de los republicanos atenta contra la necesaria contraposición de ideas, que es la base del debate parlamentario y esencia de la democracia.

ERC se justifica en que están siguiendo las presentaciones y debates que se producen en las comisiones a través de la web. Pero es indudable que podrían realizar esta misma tarea de manera presencial, rehusando a pedir la palabra para no participar en las comparecencias, y cumpliendo así con el deber que les marca el Reglamento. Por pertenecer a la comisión de Presupuestos el portavoz económico de ERC, Joan Margall, percibe un total de 2.751,19 euros mensuales en concepto de gastos de representación y libre disposición, adicionales a su salario como diputado. Un sobresueldo, pues, suculento.

Sin castigo

La cuestión es que existe un vacío legal para castigar este tipo de conductas por parte del Congreso cuando es el grupo parlamentario, y no el diputado, el que las promueve. La Cámara Baja deja en manos de cada grupo parlamentario el control de la asistencia de sus diputados y las consecuencias en caso de faltas. Pero no contempla ninguna actuación contra las pellas de un grupo parlamentario salvo que sean constantes y durante un largo periodo de tiempo.

Fue por esta razón por la que la Mesa del Congreso dejó sin castigo las frecuentes faltas de asistencia en que incurrieron ERC y PDECat en otoño de 2017 como protesta por las detenciones realizadas antes del referéndum ilegal del 1 de octubre.

De hecho, en contraposición a ERC, tanto el PDECat como el PNV sí están acudiendo a las comparecencias de Presupuestos y participando en los debates. Ambos grupos se encuentran en la misma posición que los republicanos ya que aún no han logrado que el Gobierno acceda a sus pretensiones en la negociación de Presupuestos.