El Gobierno vasco ayudará a los ayuntamientos a eliminar las pintadas de ETA

El consejero de Interior llevará para su aprobación en el próximo Consejo de Gobierno una partida "no inferior a 500.000 euros" para sufragar los gastos de limpieza de pintadas y carteles

EFE | BILBAO
Actualizado:

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, y el presidente de la Asociación de Municipios Vascos (EUDEL), Jokin Bildarratz, han destacado hoy el consenso institucional logrado en torno a la necesidad de retirar de las calles del País Vasco carteles y pintadas de ETA y de las organizaciones que le apoyan.

Tras rubricar esta mañana en Bilbao el acuerdo de colaboración entre ambas instituciones para eliminar la simbología de ETA y de quienes amparan al terrorismo de los espacios públicos, Ares y Bildarratz han coincidido en exponer la relevancia del consenso logrado en el ámbito institucional vasco para evitar el enaltecimiento del terrorismo y para dar cumplimiento a la Ley de Víctimas.

Ares ha agradecido que, tras las discrepancias surgidas a lo largo del verano, cuando Interior puso en marcha este tipo de actuaciones, la actitud "dialogante" de los representantes municipales para buscar soluciones haya permitido finalmente "un acuerdo total" en el objetivo de quitar esos carteles que vulneran la ley y ofenden a las víctimas y en la manera de aplicarlo.

El consejero ha dicho que llevará para su aprobación en el próximo Consejo de Gobierno del día 6 de octubre una partida "no inferior a 500.000 euros" con la que ayudar a los ayuntamientos a sufragar los gastos de limpieza de pintadas y carteles, y que esta línea de ayudas se reflejará también los presupuestos de su departamento en años siguientes.

Ambas instituciones han expuesto en dicho acuerdo que son "conscientes" de que "deben hacer uso de todos los medios" a su alcance para evitar que "las plazas, calles y fachadas de edificios de Euskadi" sean utilizados "por quienes justifican y amparan a los terroristas".

Han manifestado su común objetivo de velar para evitar que se coloquen ese tipo de símbolos y que, en caso de detectarse, "desaparezcan a la mayor brevedad", para lo cual la Ertzaintza y la Policía Local vigilarán para evitar las pintadas o la instalación de carteles.

Una práctica costosa

Según ha asegurado Bildarratz, los ayuntamientos vascos llevan tiempo realizando esa función y ha detallado que, por ejemplo, en 2008 un ayuntamiento de menos de 500 habitantes gastó en quitar pancartas más de 23.000 euros, lo que supuso casi el 5 por ciento del presupuesto municipal, y este año otro ayuntamiento de 18.000 habitantes ha quitado 438 pintadas y 133 pancartas.

En Bilbao, durante los días de fiestas se retiraron 4.106 metros cuadrados de pintadas y carteles, unas 10 canchas de baloncesto de tamaño olímpico.