El Gobierno no logra sumar apoyos a su gestión del problema del Open Arms

Vox ve un peligroso precedente vincular a la Armada en estas operaciones

Actualizado:

La gestión política que el Gobierno , estando en funciones, ha hecho de la crisis del Open Arms no ha logrado recabar ningún apoyo dentro del arco parlamentario. Cuando Pedro Sánchez decidió actuar ofreciendo puerto español, algo que el buque rechazó por la imposibilidad de realizar el viaje, desde los gobiernos locales y autonómicos de sus socios en Barcelona o Valencia se cuestionó su implicación en el caso y no haber actuado con rapidez. Una idea en la que insistió ayer el secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, que al final Sánchez actuó bien pero que lo hizo tarde: «Por desgracia viene a ser algo habitual en el gobierno del PSOE. Esperar mucho y tardar mucho en hacer las cosas bien».

Menos benévolos fueron los partidos de la oposición. Desde el PP se habla de «bandazos» por parte del Gobierno. «Nuestra preocupación es que con la mala gestión de la crisis del Open Arms vuelvan las mafias a presentar a España como el país receptor de cualquier tipo de embarcación donde desdichados inmigrantes son explotados por las mafias arriesgando su vida para intentar mejorar las condiciones en las que viven», había dicho Pablo Casado en la víspera. Desde Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, que es el nuevo presidente de la Comisión de Defensa, criticó que «la improvisación no es una estrategia ni una política».

Desde Vox se acusó a Sánchez de que mandar un buque de la Armada establece un precedente para futuros casos. «El Open Arms haciendo el trabajo sucio de las mafias del tráfico de personas, y Sánchez obligando a nuestra Armada española a hacer el trabajo sucio del Open Arms. En definitiva, Pedro Sánchez poniendo a nuestros militares a colaborar con las mafias».