Tumba de Franco en el Valle de los Caídos - EFE

El Gobierno duda si podrá exhumar a Franco

Confusión comunicativa entre la portavoz y la vicepresidencia del Gobierno sobre si procede difundir la carta del Vaticano

MadridActualizado:

Confusión en el Gobierno a cuenta de la exhumación de los restos de Franco. «Si el Gobierno tiene tiempo procederá a hacer lo que fue su intención desde el principio». Pero el tiempo empieza a agotarse. Se acercan las elecciones y la respuesta de la portavoz, Isabel Celaá, denota que no hay garantías de que Pedro Sánchez pueda cumplir con una de sus grandes promesas.

La portavoz no aclaró en ningún momento a qué plazo se refería cuando habló de proceder «en el tiempo razonable que le queda a este Gobierno para acabar». No aclaró si el Ejecutivo procedería durante la campaña electoral o tras las elecciones estando en funciones.

Tampoco expresó de forma nítida cuál es la posición del Gobierno ante el recurso al Tribunal Supremo que presentará la familia solicitando medidas cautelares. « Corresponde dictaminar al Supremo», dijo simplemente Celaá.

Si la Justicia no acepta las medidas cautelares para paralizar el proceso el Gobierno actuará rápidamente. Queda la duda de qué harían si no acepta las cautelares pero admite a trámite el recurso para expresarse sobre el fondo de la cuestión. Aunque en Moncloa entienden que o no se admite a trámite el recurso o se hará con las cautelares. Lo que paralizaría el proceso.

Celaá se ha esforzado por trasladar que por parte del Gobierno ya está todo hecho. «El Gobierno ha cumplido. Ha llevado todo el procedimiento administrativo y ha llegado al final». Un periodo, ha reconocido, «más largo de lo que el Gobierno estimó al principio». Y que ahora puede alargarse porque «estamos siguiendo las últimas garantías». El plazo dado a la familia para que se manifieste sobre un lugar para la inhumación expira el 12 de marzo. A partir de ese día el Gobierno podría proceder si el Supremo no ha paralizado el proceso.

Celaá ha manifestado que el poder ejecutivo «tiene facultad» para intervenir en el Valle de los Caídos pese a la oposición del prior, pero tampoco se aclara cómo se procedería. Y en cualquier caso se muestra preocupación por el papel de la Iglesia. Hoy el Gobierno ha advertido de que «si se sometiera a los deseos del prior tendría un daño reputacional».

El caos comunicativo ha sido protagonista del tema. La vicepresidencia del Gobierno, que pilota este tema, filtró a algunos medios esta semana un extracto de una carta del Vaticano que manifiesta la no oposición de la Santa Sede a la exhumación. Algo que no es novedad. Pero transmitiendo únicamente ese extracto el Gobierno trataba de presionar al prior del Valle para que dejara de ser un obstáculo. Pero se negaban a difundir entera la carta. Pero ésta ha sido revelada hoy por «El Independiente» demostrando que si bien es cierto que el Vaticano no se opone también muestra su decisión de no involucrarse en una cuestión que, recuerda, deberá resolver el Supremo.

Pese a esa revelación desde la vicepresidencia del Gobierno se aseguraba que «se facilita el párrafo que deja claro que el Vaticano no se opone a la exhumación como había dicho la vicepresidenta desde el principio y algunos ponían en duda. No pasamos cartas completas». Pero escasos minutos después Celaá aseguraba que «no creo que tengamos ningún problema en difundirla». Pero trataba de corregirse a sí misma: «Es que no lo sé. No sabemos si en la carta hay algo personal. Intentaré informar para responder».