Panorámica del Valle de los Caídos - EFE

El Gobierno, en un callejón sin salida para exhumar a Franco

Solo un ahora imposible acuerdo con la familia permitiría al Ejecutivo desenterrar al dictador antes de las elecciones

MadridActualizado:

Viernes 24 de agosto de 2018. El Gobierno, después de uno de los primeros Consejos de Ministros presididos por Pedro Sánchez, anuncia su intención de exhumar a Francisco Franco. Esta medida, uno de los puntos fuertes del programa político socialista, se anunció como inmediata pero, a día de hoy, se antoja igual de complicada que el primer día. Más todavía si el Presidente quiere sacar al dictador del Valle de los Caídos antes de las elecciones, recientemente convocadas para el 28 de abril. Así, el Gobierno se encuentra en un callejón sin salida. Mejor dicho, el callejón tiene dos salidas, pero ninguna de ellas beneficia a Sánchez.

La primera de ellas, el acuerdo con los nietos de Franco, se antoja imposible a día de hoy aunque sería la más rápida para los intereses del Ejecutivo. Como ha podido saber ABC de fuentes cercanas al entorno familiar, no hay pacto posible en estos momentos. «El Gobierno entiende esto como una cuestión política y los familiares como algo íntimo. Los nietos quieren que dejen a su abuelo como está», detallan estas fuentes.

La segunda opción pasa por la vía judicial. El abogado de la familia Franco, Luis Felipe Utrera-Molina, confirmó a este diario que presentará en las próximas semanas un recurso contra el último acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros. Esta maniobra, con la que la familia intenta que el Tribunal Supremo suspenda de manera cautelar el acuerdo, dilataría un proceso que, si continuara por estos derroteros, en ningún momento se completaría antes de la cita electoral.

Autoridad judicial

Precisamente ayer, el prior del Valle de los Caídos manifestó sus intenciones: acatará, si la familia se opone al traslado, la decisión del Tribunal Supremo y no la del Gobierno. «La comunidad benedictina respetará la decisión de la autoridad civil que en este caso no es el poder ejecutivo, sino la autoridad judicial, como recordó el Tribunal Supremo, ya que existe el derecho a recurrir y a solicitar la tutela judicial», aseguró a Ep el religioso.

El prior hizo estas declaraciones para salir al paso de la polémica suscitada por la última misiva que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, remitió a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo y que dio lugar a dos lecturas. Mientras que el Ejecutivo la interpretó como una forma de dar luz verde a la exhumación del dictador, la Conferencia Episcopal enfrió con su diagnóstico los ánimos en La Moncloa. «Es distinto decir que la Iglesia no se opone a decir que apoya la exhumación» de Franco, manifestó el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, en una entrevista en Cope, donde también se alineó con la postura que mantiene el prior del Valle de los Caídos: la Iglesia no se opondrá a la exhumación si así lo dirimen las autoridades judiciales.

A falta de conocer la literalidad de la última carta del Vaticano -que no ha hecho pública el Gobierno- y para conocer la opinión de la Santa Sede al respecto, hay que remontarse al día 5 de enero, cuando el director interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, insistió en que la exhumación de Franco es un asunto que «concierne a su familia, al Gobierno español y a la Iglesia local». Y si no hay acuerdo entre Gobierno y familia, la Iglesia ya ha dicho que habrá que esperar a que resuelva la Justicia, cuyos tiempos son los que son.