La presidenta balear, Francina Armengol, junto al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont
La presidenta balear, Francina Armengol, junto al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont - EFE

El Gobierno balear dice que el fomento del catalán no implicará «ninguna imposición»

La portavoz del Ejecutivo regional ha respondido así a la controversia generada por algunas de las propuestas recogidas en el último informe del Consell Social de la Llengua Catalana

Palma de MallorcaActualizado:

La portavoz del Gobierno balear, la socialista Pilar Costa, ha afirmado este viernes que «fomentar el uso social de la lengua catalana no implicará, en ningún caso, ninguna imposición y mucho menos en el sector privado». Costa ha respondido, de ese modo, a la controversia suscitada la pasada semana a raíz de la presentación del último informe del Consell Social de la Llengua Catalana. Dicho documento recoge 136 propuestas de actuación en materia de política lingüística para el periodo 2016-2021 y argumenta qué medidas deberían aplicarse para fomentar o exigir el uso del catalán en el ámbito público y en el privado.

Forman parte del Consell Social de la Llengua Catalana las principales instituciones de Baleares, incluido el Govern, así como diversas entidades culturales, económicas y sociales, hasta sumar más de cincuenta en total. Cabe recordar que en la presente legislatura, el Ejecutivo autonómico está presidido por la socialista Francina Armengol, gracias al acuerdo suscrito hace un año entre el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos.

En relación al mencionado informe, Costa ha indicado que es «un documento de trabajo», cuyos objetivos comparte el Govern en todo lo que suponga una «mejora de la implantación social» del catalán. «Otra cosa es cómo se llega a estos objetivos», ha puntualizado. Del total de 136 propuestas recogidas, «las diferentes consejerías harán el análisis que corresponda, para ver en cuáles se está de acuerdo y cómo se aplican». Aun así, Costa ha reconocido que «en otros casos, puedes compartir el objetivo, pero no la forma de llegar a ese objetivo».

En el documento del Consell Social de la Llengua Catalana se propone, por ejemplo, la aprobación de una ley que supedite la concesión de licencias a «la presencia del catalán» en las empresas que las soliciten. Igualmente, se aboga por otorgar ayudas institucionales a las compañías que fabriquen videojuegos en ese idioma.

El informe también propone campañas publicitarias en las que se aconseje hablar en catalán ante personas que no lo entiendan. Así se recoge en la propuesta número 11, en la que se postula, literalmente, «la difusión, mediante campañas publicitarias, de la idea de que hablar en catalán ante alguien que no lo sabe es un acto solidario y, al mismo tiempo, de autoestima y civismo». De ese modo se pretende evitar un hecho que hasta ahora ha sido habitual, en concreto, que los catalanoparlantes pasen a hablar en castellano de manera natural y automática cuando se encuentran ante alguien que no conoce el catalán.

Ninguna de las 136 propuestas recogidas en el mencionado documento tiene carácter vinculante, si bien también es cierto que el texto presentado hace una semana fue aprobado por todas las instituciones y entidades que forman parte del Consell Social de la Llengua Catalana.

«Nuestra lengua —en referencia al catalán— no es, ni tiene que ser ni será ningún problema en esta tierra», ha recalcado Costa este viernes, para añadir que el catalán es «un elemento de cohesión y, por tanto, todas aquellas medidas de fomento en positivo que el Govern pueda hacer, las hará». En esa misma línea, ha señalado que el Ejecutivo autonómico «en ningún caso» aprobará medidas que impliquen al sector privado que no hayan sido consensuadas o que puedan condicionar la apertura de negocios o de comercios. «Eso el Govern no se lo plantea», ha apostillado.

Con independencia de las 136 propuestas señaladas, Costa ha indicado que en el último año el Gobierno balear ha aprobado «actuaciones muy positivas» en materia lingüística, como por ejemplo «la recuperación del catalán como requisito en la Función Pública» o «la recepción de los canales catalanes».

La portavoz del Ejecutivo autonómico no ha hecho referencia, en cambio, a la derogación del Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), proyecto que en la pasada legislatura había puesto en marcha el popular José Ramón Bauzá y que en su momento también fue polémico. El objetivo del TIL era implantar de manera progresiva un modelo educativo trilingüe, con el inglés como tercera lengua. Tras su derogación, meses atrás, en la práctica ha vuelto la inmersión lingüística a los colegios de Baleares.