El exjefe militar de la banda terrorista ETA Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Txeroki (i), junto al también miembro de ETA Joseba Anton Araníbar (d), durante un juicio en el que estaba acusado de ordenar un atentado con coche bomba perpetrado el 26 de agosto de 2007 en Castellón
El exjefe militar de la banda terrorista ETA Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Txeroki (i), junto al también miembro de ETA Joseba Anton Araníbar (d), durante un juicio en el que estaba acusado de ordenar un atentado con coche bomba perpetrado el 26 de agosto de 2007 en Castellón - EFE

Francia acerca al etarra «Txeroki»a la prisión de Lannemezan, próxima a la frontera

La Audiencia Nacional está a la espera de una respuesta por parte de Francia por sus requerimientos para poder juzgar al terrorista

S.E.
MadridActualizado:

Francia ha trasladado al histórico dirginte de ETA Garikoitz Aspiazu Rubina, alias «Txeroki» desde la prisión de Arles a una más cercana a su lugar de origen, el barrio bilbaino de Santuxu, al centro de Lannezeman, como informa Europa Press.

La asociación de familiares de presos de la banda ha precisado que el traslado del aberztale se produjo el pasado lunes. «Txeroki» no ha llegado a cumplir condena en España ya que en el país galo ha sido juzgado y condenado por varios delitos como los asesinatos en Capbreton en 2007 como partícipe de ellos.

El histórico dirigente del grupo terrorista ETA acumula cuatro penas (de veinte, nueve, ocho y seis años) que superan el límite de 30 años que que establece la legislación francesa.

La Audiencia Nacional está a la espera de una respuesta por parte de Francia por sus requerimientos para poder juzgar al terrorista como autor intelectual del atentado contra el aparcamiento de la Terminal 4 del Aeropuerto Madrid-Barajas adolfo Suárez, que mató a dos personas en 2006.

«Txeroki» ha sido trasladado a España en tres ocasiones pero nunca para ser juzgado por el atentado de la T4. La primera vez fue al poco tiempo de ser detenido en 2008, cuando las autoridades francesa permitieron que la Audiencia Nacional interrogara al etarra por cinco crímenes de ETA cometidos en los primeros meses de 2002, tiempo en el terrorista lideraba el comando «K-Olaia».

La segunda ocasión fue en 2011, para «Txeroki» fuese juzgado por aquellos crímenes y la Audiencia Nacional dictó su primera condena en territorio español: 377 años de prisión por 20 delitos de asesinado en grado de tentativa (18 años por cada uno), incluyendo el de la ex teniente alcalde de Portugalete (Vizcaya), Esther Cabezudo, y por un delito de estragos terroristas.

La tercera vez que se le trasladó fue el años pasado cuando el terrorista volvió a sentarse en el banquillo y fue condenado a 18 años de prisión poir intentar asesinar con un paquete bomba a la periodista de Antena 3 Marisa Guerrero en 2002.

El exjefe del aparato militar de ETA fue detenido el 17 de noviembre de 2008, junto a una mujer, en la localidad francesa de Cauterets, en el suroeste del país, en una operación de la Gendarmería francesa con información de la Guardia Civil.

Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, «Txeroki», nació el 6 de julio de 1973 en Bilbao. Participó en «kale borroka» durante los últimos años de la década de los noventa se incorporó al «comando Olaia» de ETA. Este comando fue responsable de varias acciones terroristas, entre ellas el asesinato del juez José María Lidón y el atentado contra Eduardo Madina.

En mayo de 2002, se trasladó a Francia y se puso a las órdenes directas del entonces responsable de la estructura militar de la banda en ese momento, Gorka Palacios, quien fue detenido al año siguiente, lo que propició el ascenso de «Txeroki».

Uno de sus encargos fue el de asesinar al Rey y lo hizo a un antiguo conocido, Javier Pérez Aldunate, al que entregó un rifle de mira telescópica con el que difícilmente se podía alcanzar una distancia prudente para realizar con éxito el atentado.

El atentado con más repercusión de los que encargó «Txeroki» fue el que puso punto y final de hecho al «proceso de paz» y que costó la vida a dos nacionales ecuatorianos en el aparcamiento de la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006. Un año después, el día de Reyes de 2008, la Guardia Civil detuvo a Igor Portu y Mattin Sarasola, dos de los integrantes del «comando Elurra», autor de aquella acción terrorista.