El fiscal pide 303 años de cárcel para el principal imputado por el «caso Kárate»
La Policía excavó en los terrenos de la vivienda de Fernando T.B., al que conduce en la foto de abril de 2010 - abc

El fiscal pide 303 años de cárcel para el principal imputado por el «caso Kárate»

Se le acusa de más de 60 delitos relacionados con abusos y corrupción de menores. Para la pareja del denominado «depredador sexual» se piden 154 años de prisión

las palmas de gran canaria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El portavoz de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, Guillermo García-Panasco, ha informado este martes de que el Ministerio Fiscal ha formulado un escrito de acusación en el denominado "caso Kárate" en el que solicita más de 300 años de cárcel para el principal imputado, Fernando A.T.B. La Fiscalía ha solicitado a la Audiencia de Las Palmas que condene a Fernando T.B. por abusar sistemáticamente de los alumnos de sus academias de artes marciales y comportarse con ellos como un "depredador sexual".

En esta causa se investiga los abusos sexuales que supuestamente cometieron durante años sobre más de 60 menores Fernando T.B., expresidente de la Federación de Kárate de Gran Canaria y exdirector de I+D de la Federación Española de Kárate, su novia y monitora de kárate María José G.P. y los monitores Ivonne G.H. y Juan Luis B.C. En un escrito hecho público hoy, el Ministerio Público solicita que se declare a Fernando T.B. autor de 36 delitos de abuso sexual, 13 de corrupción de menores y uno de tenencia ilícita de armas.

Para María José G.P., la Fiscalía demanda 154 años de cárcel por 20 delitos de abusos sexuales y cuatro de corrupción de menores; para Ivonne G.H., 146 años de prisión por 19 delitos de abusos sexuales y cuatro de corrupción de menores, y para Juan Luis B.C., 18 años de cárcel por tres delitos de abusos sexuales.

En cuanto a J.L.B.C., entrenador nacional y monitor de kárate en el citado gimnasio, además de exalumno de F.A.T.B., el Ministerio Fiscal en su caso solicita 18 años de prisión por tres delitos de abuso sexual. En concepto de daño moral, así como por los perjuicios y secuelas derivados del mismo los procesados deberán indemnizar a sus víctimas por un montante total de 213.000 euros, siendo F.A.T.B. el que mayor aporte debería realizar, en concreto, de 82.000 euros.

Mantener la prisión preventiva

Por otro lado, el fiscal solicita también que se mantenga la situación de prisión preventiva en el caso de los procesados F.A.T.B., M.J.G.P., así como de I.G.H. hasta que se dicte sentencia. Para ello, será necesario la convocatoria de la comparecencia para su prórroga, ya que la expiración del plazo de dos años se cumplirá el 8 de febrero de 2012.

Los hechos

Las diligencias del "caso Kárate", sobre presuntos delitos de abusos sexuales a menores y corrupción de menores contra varios monitores del gimnasio de artes marciales Torres Baena de Las Palmas de Gran Canaria, se incoaron el 30 de enero de 2010. Así, en virtud de atestado policial incoado el 29 de enero de 2010, por el Grupo de Servicio de Atención a la Familia de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas. En las referidas diligencias previas pasaron a disposición judicial, en un principio, tres varones y dos mujeres, ingresando en prisión provisional, comunicada y sin fianza F.T.B. y las dos mujeres M.J.G.P. e I.G.H. el 8 de febrero de 2010, previa comparecencia, en la que el Ministerio Fiscal interesó la misma, por los presuntos delitos de abusos sexuales continuado a menores y corrupción de menores. Durante la tramitación de la causa se han practicado diversas diligencias de entrada y registro en los domicilios de algunos de los imputados y en el gimnasio referido. En el escrito del Ministerio Fiscal se califica de "depredador sexual" al principal imputado, F.A.T.B., presidente de la Federación de Kárate de Gran Canaria, cinturón negro 6º Dan, director del I+D de la Federación Española de Kárate y director técnico de una asociación sin ánimo de lucro, bajo la que regentaba el gimnasio de artes marciales. Así, en dicho escrito se indica que el gimnasio lo convirtió en "su centro de operaciones", junto al chalet residencia de Agüimes, en el sur de la isla de Gran Canaria. Presuntamente, en la residencia de Agüimes y "bajo el paraguas de supuestas concentraciones deportivas" se habrían desarrollado, "al menos en los últimos 15 años, auténticas orgías sexuales". En dichas "orgías", recoge el escrito, los menores "no sólo se debían prestar a cualquier tipo de actividad sexual con F.A.T.B. y a las que en los últimos han sido sus lugartenientes", sino que también eran "incluidos a mantener las mismas prácticas con cualesquieras otros de los alumnos menores asistentes, sin distinción de edad, sexo o número de participantes".