La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, declara ante los medios. en Melilla. la semana pasada
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, declara ante los medios. en Melilla. la semana pasada - EFE

El fiscal estudia 18 millones de gasto en publicidad de Acuamed durante la época de Zapatero

La denuncia del exjefe de la empresa abre un nuevo frente en la causa de las desaladoras

MadridActualizado:

El juez que investiga el caso Acuamed, Manuel García Castellón, tiene más trabajo encima de la mesa del esperado. Arcadio Mateo, exdirector general de la entidad durante los años 2012 y 2016, denunció ante la Fiscalía un gasto publicitario por valor de 18 millones de euros entre los años 2007 y 2008 –etapa anterior a la suya– que, según él, se habría empleado para financiar presuntamente las campañas electorales del PSOE. Esta denuncia va en la línea de las informaciones publicadas desde hace meses por ABC que, en mayo de este año, ya desveló que Acuamed gastó más de 18 millones de euros durante ese mismo periodo bajo el concepto de «publicidad, propaganda y relaciones públicas».

Pues bien, tras la reciente denuncia –adelantada por El Confidencial– de Mateo, el magistrado que investiga el caso, según han confirmado fuentes jurídicas de toda solvencia, ya ha encargado al Ministerio Público que se ponga manos a la obra para esclarecer qué hay de cierto en las revelaciones del exdirector general, que ponen de manifiesto las anomalías en el gasto publicitario asumido por Acuamed en aquella etapa. Entonces el Gobierno de Zapatero estaba inmerso en una campaña a favor de las desaladoras de agua que, en la práctica, además de en un importante gasto de dinero público, se quedó en nada.

El aumento exponencial del gasto publicitario de Acuamed no pasó desapercibido tampoco para los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que participaron en la investigación del caso. Así, como desveló la periodista Marisa Gallero en estas páginas, Acuamed pasó de gastar 729.000 euros en publicidad en el año 2006 a gastar más de 7.400.000 euros en 2007 y más de 3.830.000 en 2008. Da la casualidad de que durante estos dos cursos hubo elecciones municipales, autonómicas y generales. En total, 11,2 millones de euros en dos años de los que el montante superior a los 7 millones de euros se corresponde con la campaña denominada «Programa del Agua», que arrancó en noviembre de 2007, sólo cuatro meses antes de las elecciones generales. Este gasto fue autorizado entonces por el Consejo de Ministros después de ser informado de que el Ministerio de Medio Ambiente -dirigido por l a actual presidenta del PSOE, Cristina Narbona-, autorizaba el gasto de esta partida a la empresa.

A esos más de 11 millones de euros habría que sumar, según la UCO, otros 7,2 millones de euros que Acuamed también habría invertido en publicidad y que procederían, como expuso Gallero en la comisión del Senado que investiga la financiación de los partidos políticos, de «donaciones» realizadas por las empresas que recibieron las adjudicaciones para construir una serie de desaladoras en el marco de este programa.

Las manos y el fuego

La complejidad del caso está fuera de toda duda y hasta la exministra Narbona ha evitado comprometerse cuando ha sido preguntada al respecto. «No pongo la mano en el fuego por nadie», dijo Narbona en una entrevista con ABC donde se cuestionó la cuantiosa inversión económica que el Ejecutivo de Zapatero realizó en la construcción de desaladoras a través de Acuamed.

«Hay cuatro desaladoras que están paradas y una desmantelada», denunció Gallero al ser llamada por la comisión de la Cámara Alta, donde también elevó hasta los «245 millones de euros» el despilfarro que supuso para las arcas públicas este programa.