La presidenta del PSOE en la comisión del Senado el 26 de junio de 2018
La presidenta del PSOE en la comisión del Senado el 26 de junio de 2018 - Ernesto Agudo

El PP cerca a Narbona por el sobrecoste en sus desaladoras

Censura que el PSOE inflara su publicidad para neutralizar para neutralizar las críticas recibidas

MadridActualizado:

El Partido Popular ha activado todos los resortes que tiene a su alcance para hacer una oposición minuciosa al Gobierno de Pedro Sánchez y dejar claro que aprovechará su fuerza de grupo mayor en el Congreso y en el Senado para fiscalizar a los socialistas. Si la pasada semana el grupo parlamentario dirigió su ofensiva sobre la política «show» del nuevo Ejecutivo en materia de inmigración, esta vez su presa es la presidenta del PSOE y exministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Los populares han lanzado en la Cámara Baja una ofensiva en forma de preguntas a La Moncloa para su respuesta por escrito sobre lo que han bautizado «el método Narbona». En concreto, se basan en varias informaciones publicadas por este diario ante el sobrecoste de las desaladoras de agua que impulsó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Narbona admitió el «lamentable» exceso de gasto en esas plantas desaladoras, algunas de las que nunca entraron en marcha, y que según publicó ABC supuso un gasto de más de 11,2 millones de dinero público entre 2007 y 2008, coincidiendo con las campañas electorales de las municipales y generales.

El PP recrimina a la exministra que justificase gastar importantes sumas en publicidad para defender sus desaladoras ante la campaña «alarmista» que impulsó el partido de Mariano Rajoy en su contra desde la oposición. Un ejemplo de ello fue el gasto en un millón de botellines de agua para su reparto en las playas del levante, presupuestado con un millón de euros. «Hubo amenazas, descalificaciones y trabas administrativas», se quejó Narbona para defender ese sobrecoste durante su comparecencia, el pasado martes, ante la comisión del Senado donde el PP investiga en solitario presunta financiación irregular de otros partidos.

Imagen de archivo de una planta desalinizadora en Torrevieja, Alicante
Imagen de archivo de una planta desalinizadora en Torrevieja, Alicante

El Tribunal de Cuentas detectó que el exceso de gasto en las seis plantas construidas se eleva a 214 millones, hasta un 45% más de lo previsto. Mientras, la Justicia rastrea contratos de publicidad amañados por varios ministerios, incluido el de Medio Ambiente en la etapa de Narbona, y dos ayuntamientos valencianos del PSPV, que dibujarían una presunta trama de financiación ilegal.

El diputado popular Carlos Floriano quiere saber si el Gobierno de Sánchez utilizará el «método Narbona», «realizar campañas de publicidad porque el PP criticaba mucho sus proyectos» para justificar la promoción de sus programas en adelante.

«¿En algún caso el Ejecutivo de Sánchez piensa amoldar sus gastos en publicidad a las críticas de la oposición del PP, de manera que a más críticas, más gasto?», pregunta el parlamentario extremeño, que también desea saber cuántas desaladoras construidas de manera «urgente» por Narbona están operativas y si su no puesta en marcha debe achacarse a la oposición y no al entonces Gobierno del PSOE.