La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra y el nuevo secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE), Adrián Barbón.
La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra y el nuevo secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE), Adrián Barbón. - EFE

Ferraz respalda la cooficialidad del bable en Asturias y divide al PSOE

Los sanchistas quieren aliarse con Podemos e IU para forzar la reforma del Estatuto de Asturias

MadridActualizado:

La dirección nacional del PSOE se pronunció ayer a favor de que el bable sea declarado lengua cooficial en Asturias, la controvertida apuesta abanderada por el sanchista Adrián Barbón, que en septiembre se hizo con el timón de los socialistas asturianos. Los sanchistas coinciden con Podemos en este particular, pese a que la cooficialidad del bable genera división en el seno del PSOE -no solo en Asturias- y es una apuesta electoralmente arriesgada.

La cuestión enfrenta abiertamente a la actual dirección del PSOE asturiano con el presidente del Principado, Javier Fernández, que encara el último año y medio de mandato antes de su anunciado retiro. Durante los 17 años en los que Fernández ha estado al frente del PSOE asturiano, el partido nunca incluyó en sus bases programáticas la cooficialidad del bable. Y ha dejado claro que, mientras sea presidente, que nadie le espere en esa aventura.

La división ya se hizo evidente en el congreso del PSOE asturiano de septiembre. En la comisión congresual que aprobó la enmienda del bable hubo 38 votos a favor, pero 35 no la respaldaron -23 en contra y 12 abstenciones-. Desde Ferraz afirman que apuestan por una cooficialidad «amable», que no sea «agresiva» y que se centre en «reforzar la voluntariedad del uso del asturiano». El PP, sin embargo, advierte que no hay «amabilidad» posible en una cooficialidad que «crearía problemas donde no los hay, que afectaría a las familias, a las empresas, a las administraciones y a sus empleados públicos, y que generaría un coste multimillonario que recaería en el bolsillo de los asturianos». Así lo subraya la líder regional del PP, Mercedes Fernández, quien insiste en que «para la inmensa mayoría de los asturianos la oficialidad del bable ni es una preocupación ni una prioridad». Los sanchistas fían su objetivo a sumar suficientes escaños junto a Podemos e IU tras las elecciones autonómicas de 2019, para así poder forzar la reforma del Estatuto de Autonomía -es imprescindible para declarar la cooficialidad del bable-. La reforma estatutaria exige de al menos tres quintos del Parlamento asturiano: 27 de sus 45 diputados. Actualmente el PSOE ocupa 14 escaños, 11 el PP, 9 Podemos, 3 Ciudadanos y otros 3 Foro Asturias.

Desde Podemos aplaudieron ayer al PSOE por sumarse a su tesis de la cooficialidad del bable, informa Alexis Romero. «Ya hay una amplia mayoría del Parlamento asturiano que apuesta por la oficialidad», dijo ayer el responsable de Derechos Lingüísticos de Podemos-Asturias, Lluis Miguel Orviz. Por parte de Ciudadanos se mostraba ayer un frontal rechazo a la cooficialidad. El vicepresidente del Congreso de los Diputados, el asturiano José Ignacio Prendes, indicó a ABC que «somos contrarios absolutos» porque el «marco jurídico actual nos parece correcto y adecuado». Prendes lo considera «un debate artificial» porque no hay demanda social y que solo se explica porque «la federación socialista asturiana compra argumentos identitarios y nacionalistas en su acercamiento a Podemos». Prendes criticó que se vaya a «convertir un patrimonio cultural en un elemento de división social».