El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz
El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz - EFE

Fernández Díaz, al concejal de Madrid acosado: «El tiempo coloca a cada uno en su lugar»

El ministro del Interior en funcionescritica que Barbero se quejara de no haber recibido protección de las Unidades de Intervención de la Policía Nacional

MadridActualizado:

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha recordado al concejal de Seguridad, Salud y Emergencias de Madrid, Javier Barbero -que el martes ha sido insultado y perseguido en una manifestación de Policía Municipal- que «el tiempo coloca a cada uno en su lugar y quita y da razones».

Fernández Díaz ha hecho este comentario en el programa El Cascabel, de 13 TV, donde se ha referido a los insultos que han proferido contra el concejal de Ahora Madrid un grupo de policías municipales que se manifestaban contra la decisión del Ayuntamiento de suprimir una de las Unidades Centrales de Seguridad.

Los agentes, alrededor de 200, han perseguido a Barbero durante unos 400 metros y durante ese trayecto le han llamado «gordo» y «dictador» e insultado gravemente, además de acusarlo a gritos de «cargarse la Uces», la unidad de antidisturbios municipal.

Fernández Díaz ha criticado que el concejal Barbero se quejara de no haber recibido protección de las Unidades de Intervención de la Policía Nacional y le ha recordado que una de las principales misiones de la Policía Municipal es precisamente la de proteger a las autoridades locales.

Ha comentado también que el concejal se esté planteando recurrir contra los agentes municipales por un delito de odio y, en tono irónico, le ha preguntado si en esta ocasión se ha tratado de un acto delictivo y no de un gesto de «libertad de expresión», como se ha calificado a estos hechos otras veces.

El ministro además se ha referido a la entrega de los Premios Ciudad de Barcelona donde, en un acto presidido por la alcaldesa Ada Colau, se leyó una versión sexual del Padrenuestro que Fernández Díaz ha calificado de «repugnante, obscena y lamentable» y que ha considerado «una vergüenza y un escarnio para los barceloneses».