Los etarras arrestados hoy, reclutadores y chivatos de la banda en Francia

El ministro del Interior dice que la operación sigue abierta, y confirma que ambos se dedicaban a suministrar a los comandos de la banda aseina los datos sobre objetivos potenciales para perpetrar nuevos atentados. Se da por descabezado el «aparato de información» de la organización

E. M. / J. P. | MADRID
Actualizado:

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha calificado hoy a los dos presuntos etarras detenidos a las afueras de París, concretamenet en Charenton-Le-Pont, como la de dos de «los máximos responsables del aparato de información de la banda». Comprobando la trayectoria terrorista de ambos individuos, se entiende que su «misión» era la de reclutar a activistas y ser chivatos de la banda asesina sobre objetivos potenciales a los que extorsionar, amedrentar o asesinar. Según ha informado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, la operación desarrollada en Francia en conjunción con las Fuerzas de Seguridad españolas, «no está cerrada» y los arrestados se encargaban, principalmente, de «suministrar a los comandos los datos para perpetrar los atentados». No obstante, según apuntan fuentes de la lucha antiterrorista, los roles dentro de la organización están cada vez menos definidos y, a pesar de las encomendaciones que pueda tener cada uno, «cada vez todos hacen más de todo, como lo prueban algunas de las últimas detenciones». Ante el cerco a la banda -como ha dicho el propio ministro del Interior hoy, se ha «culminado una semana de éxitos policiales»-, las mismas fuentes apuntan a que estas operaciones son fruto de un dilatado e intenso trabajo de las Fuerzas de Seguridad españolas, en cooperación con la Gendarmería gala, ya que operaciones como las que llevaron a tres detenciones esta semana en Guipúzcoa se han prolongado «durante mucho tiempo».

Javier Arrubarrena Carlos: Es natural de Elorrio (Vizcaya) y tiene 37 años. El presunto miembro de ETA detenido hoy en París huyó del «comando Vizcaya» y se enfrenta a una pena de cinco años de prisión dictada el pasado 22 de octubre por el Tribunal Correccional de París por formar parte del aparato de reserva de la banda terrorista, después de ser condenado en rebeldía. En esa condena, Francia ordenó entre cinco y diez años de prisión a 18 miembros pertenecientes al aparato de reseva de ETA, entre ellos Ignacio López de Vergara, considerado el «reclutador» de la organización en el momento de su detención en la localidad de Limoges, en el centro del país vecino, en junio de 2004. Junto a ellos, fueron juzgados, además, Ekai Alkortu Zabaleta, Juan Apaolaza, Tomás Elgorriaga, Xavier Arruarabarena, Asier Ezeiza, Beñat Atorrasagasti y el entonces jefe del aparato militar de ETA, Garikoiz Aspiazu, alias «Txeroki».

Una de las terroristas más buscadas

Ohiane Garmendia Marín: En el caso de esta joven, es una de las terroristas más buscadas por las Fuerzas de Seguridad y su imagen aparece como tal en la página web de la Guardia Civil.

Garmendia, natural de Santurce y quien cumple mañana 33 años, se encargaba, junto al otro detenido, de recabar información sobre posibles objetivos de ETA. La presunta etarra había sido procesada por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón el 30 de abril de 2004, cuando ésta se encontraba en paradero desconocido. El magistrado la consideró entonces responsable de captación de etarras en Vizcaya.

Su nombre había aparecido junto al de otros supuestos etarras en los papeles incautados en el apartamento de Ibón Fernández Iradi, alias «Susper», en Tardes (Francia) a finales de 2002. Junto a su identidad también aparecían la de otros procesados por el juez en la misma fecha por los delitos de pertenencia o colaboración con banda armada. El magistrado procesó a otros 19 presuntos miembros de los aparatos de captación e información de ETA, de los que 17 estaban en prisión y dos más huidos de la Justicia.

Según Garzón, los dirigentes del aparato de captación «se encargan del reclutamiento de los denominados "distribuidores" o "banantzailes", quienes a su vez se encargarán de la preselección de nuevos militantes y la distribución de las "cartas de captación" obtenidas de sus responsables en Francia».

Parte de los captados se dedica luego a la obtención de información, pasando a depender del aparato denominado «Pianistas», cuyos responsables controlan también desde Francia «a todos aquellos militantes "legales" encargados en el "interior" (en referencia a España) de la recopilación de informaciones sobre potenciales objetivos terroristas». Además, Ohiane Garmendia fue juzgada en rebeldía el 15 de junio de 2007 en Francia y condenada a cuatro años de prisión por reclutar activistas en 2002 para ETA en España. Las citadas fuentes consideran que Javier Arruabarrena se encargaba actualmente del aparato de información de la banda y que Ohiane Garmendia era su lugarteniente.