Rosa Dïez y Pablo Casado, junto en el Congreso de los Diputados
Rosa Dïez y Pablo Casado, junto en el Congreso de los Diputados - Jaime García

España Suma se abre a la «socialdemócrata» Rosa Díez

El PP cree que la exdirigente socialista y antigua líder de UPyD encajaría «perfectamente» en la plataforma electoral

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El PP organizó ayer una jornada en el Congreso que bien pudo ser un ensayo para calibrar el poder de convocatoria de España Suma. Al acto, titulado «Españoles en defensa de lo común», invitó a Ciudadanos y Vox, pero estos dos partidos menospreciaron la iniciativa. El partido de Santiago Abascal lo tachó de «acto propagandístico», mientras que el de Albert Rivera se limitó a enviar, a modo de oyente, al diputado Roberto Hernández, portavoz en la Comisión de Exteriores. Los focos se centraron en Rosa Díez, exlíder de UPyD y exdirigente socialista, que intervino junto a Pablo Casado, Cayetana Álvarez de Toledo, Alejandro Fernández, Álvaro Pombo y Ana Losada.

Entre el público se sentó el líder de UPyD, Cristiano Brown, y en primera fila, Alejo Vidal-Quadras, expresidente del PP catalán, cofundador de Vox y ahora sin afiliación. Aceptó la invitación que le había hecho la portavoz del Grupo Popular, y se reencontró así con su antiguo partido. Reconoció, eso sí, que el PP de Casado le gusta «más que el que había antes». Y sobre su posible adhesión a la plataforma España Suma, comentó que siempre estará del lado de quienes defiendan la España constitucional. Álvarez de Toledo le agradeció de forma «muy especial» su presencia.

Casado llegó a la sala Ernest Lluch del Congreso con Rosa Díez a su derecha y Cayetana Álvarez de Toledo a su izquierda. La sintonía entre todos era visible, y se confirmó cuando empezó el acto. Los elogios y guiños a la que fuera líder de UPyD, y como recordó ella misma, «azote» del Gobierno de Rajoy, se repitieron en las intervenciones de Álvarez de Toledo y Casado.

«Brilló en esta Casa»

«España no puede prescindir de Rosa», aseguró la portavoz del PP, quien confesó que le gustaría verla en la política activa. «Eso dará lugar a especulaciones, pero me da igual». Luego, en charla informal con los periodistas, reconocería que Díez, «un espíritu libre y una mujer valiente que brilló en esta Casa», encajaría «perfectamente»en España Suma. Cuando Díez pidió a todos que no se rindieran nunca en la defensa de la Constitución, Álvarez de Toledo remarcó: «No nos rendiremos nunca, tampoco en el empeño de que vuelvas a esta Casa».

«Tenemos que intentar unir a todo el constitucionalismo español en defensa de la libertad», advirtió la portavoz del PP, una de las más firmes defensoras de la reunificación del centro-derecha para vencer a Sánchez.

Casado también abrió las puertas del PP para «sumar» a todos los constitucionalistas. Y recordó que el PP es un partido amplio, en el que en cuatro décadas han cabido distintas sensibilidades ideológicas, desde conservadores, hasta democristianos, liberales «e incluso socialdemócratas». Justo antes, Díez había recordado que sigue siendo «socialdemócrata», y que echa de menos la actividad política.

«El PP es una partido de derechas, que invita a esta socialdemócrata para que reflexionemos juntos y libremente sobre lo que pasa en España y lo que hay que hacer en defensa de lo común», explicó Díez, encantada de que el partido con el que tal mal se llevó años atrás la invitara ahora a un acto así.

La antigua dirigente socialista, que compitió con Zapatero por las primarias del PSOE en 2000, pidió valentía:«Que no tengamos complejos en cogernos de la mano y salir a la calle para defender lo que nos une, la libertad y la democracia». Los populares le dedicaron un fuerte aplauso. 

Pero la presencia de Díez no gustó a todos en el PP. En declaraciones a la Ser, Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, calificó de «cosa sorprendente» la «proximidad» de Díez a su partido, porque «arremetía» mucho contra ellos en la etapa de Rajoy. A su juicio, tiene «una personalidad muy versátil».