El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en rueda de prensa en la sede del partido - Europa Press \Video:Cs quiere que Villacís sea alcaldesa y Aguado presidente de la CAM

Ciudadanos se aleja ahora del PSOE y recupera la vía andaluza

Villegas pone como condición a los socialistas «disidentes» que manifiesten su compromiso con la aplicación del artículo 155

MadridActualizado:

Ciudadanos (Cs) juega a la ambigüedad. Ayer no descartaba a ningún partido para negociar y hoy José Manuel Villegas, secretario general de la formación, ya ha recuperado el discurso que mantuvo en Andalucía para pactar un Gobierno de coalición con el popular Juanma Moreno: no habrá conversaciones con Vox y la preferencia es el PP.

Fuentes de la dirección nacional dicen ahora que no ven posibilidad de acuerdo con el PSOE en ningún territorio, después de que Villegas haya anunciado una condición que a simple vista parece descartar a cualquier socialista: comprometerse con la aplicación inmediata del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

El número dos de los liberales ha dicho que no pretende que ningún posible «disidente» haga «ninguna inmolación», aunque ha defendido que sí deberá comprometerse programáticamente «con la unión e igualdad de todos los españoles», lo que para él incluye «la aplicación del 155».

Es condición «sine qua non». Fuentes del partido sostienen además que no bastará con un compromiso verbal, sino que se recogerá por escrito. Habrá que ver la concreción de la fórmula ya que el futuro acuerdo podría matizar que esa aplicación «inmediata» se haga solo en caso de incumplirse de forma flagrante la legalidad vigente.

«Renegar» de Sánchez

«Nosotros defendemos el 155 y es una de las enmiendas a la totalidad a las políticas de Sánchez. Seguramente sí, ese será uno de los requisitos», ha afirmado Villegas, que ha insistido en que los socialistas que quieran pactar con ellos deberán «renegar de las políticas de Sánchez».

Tras la primera reunión del Comité Nacional de Negociación de Gobiernos, el secretario general liberal ha comenzado su intervención en la sede nacional de Cs con un guiño a Francisco Igea -que ha publicado una carta en Facebook cargando contra el PP y hablando del «fin de una era», aunque desde su entorno han aseverado que eso no significa que se cierre la puerta a los populares- y ha hablado como él del «fin de una era»: «Se abre una nueva etapa, una nueva era donde las cosas han cambiado. Van a cambiar y un partido que no es ni el PSOE ni el PP va a decidir en muchas comunidades la formación de gobierno».

Como Igea, ha señalado que la población está «castigando» a «los viejos partidos», pero ha insistido en que eso «no prejuzga los pactos en ningún sitio». Villegas sigue sin vetar al PSOE, como sí se hizo en su día con Pedro Sánchez, pero apunta que «lo normal» es que no pacten con los socialistas en ningún sitio.

Con respecto a Vox también hay un cambio de criterio. «Lo normal es que tengamos conversaciones con el PP. Si llegamos a algún acuerdo con el PP, Vox tendrá que decidir si apoya ese acuerdo o no. Pero no tenemos previsto abrir negociaciones con Vox», ha aseverado hoy Villegas, tras no descartar ayer nadie en el partido ni la posible entrada de esta formación en algunos gobiernos.

Conversaciones «formales» solo con PP y PSOE

Ahora Villegas ha dicho que solo establecerá «conversaciones formales» con el PP y el PSOE en los próximos días para concretarles cómo proceder en las negociaciones. Habrá comités de negociación regionales y locales para las conversaciones en esos ámbitos, aunque todo lo coordinará y decidirá el comité de pactos que él dirige a nivel nacional.

Los pactos de Cs, ha defendido, serán «centrados, liberales, moderados y alejados de extremos». Eso deja fuera a Vox. La popular Isabel Díaz Ayuso no descarta dar entrada en su futuro gobierno a este partido, pero Villegas ha rehusado entrar en discusiones cuando ni han comenzado las negociaciones. Eso sí, le ha lanzado un dardo al PP y le ha pedido que aclare «cuál es su posición». Ha recordado que Pablo Casado dijo «un viernes» que a lo mejor daba entrada a Vox en su hipotético gobierno, para después «atacarles frontalmente un lunes».

Fuentes de la Ejecutiva de Cs no dan ninguna opción por cerrada, ni tan siquiera la de quedarse fuera de algún gobierno y dar apoyo externo como hicieron en la anterior legislatura. Estas palabras chocan frontalmente con la posición mantenida hasta hoy en las filas liberales, donde llevan meses -si no años- insistiendo en que su objetivo era, tras haber entrado en las instituciones, colonizar los gobiernos.