El líder del PP escucha a Edurne Uriarte en la presentación de su libro «Feminista y de derechas»
El líder del PP escucha a Edurne Uriarte en la presentación de su libro «Feminista y de derechas» - Guillermo Navarro

Casado reivindica un «feminismo» que no victimice a la mujer

El líder del PP presentó el libro «Feminista y de derechas», de Uriarte

Huelga feminista del 8 de marzo | Sigue en directo las protestas convocadas en todas las ciudades españolas

MadridActualizado:

El PP hace suyo el término «feminismo» con absoluta normalidad. Eso sí, tal y como lo entienden en Génova, como una lucha por la «igualdad de derechos de oportunidades entre hombres y mujeres», y no como trata de imponer la «extrema izquierda», según advirtió ayer Pablo Casado. En la presentación del libro «Feminista y de derechas», de Edurne Uriarte, Casado aseguró que el PP se reivindica como feminista, pero renuncia a victimizar a las mujeres, por el hecho de serlo, y a criminalizar a los hombres, por el hecho de serlo. El feminismo del PP, un feminismo de derechas sin complejos, tampoco aprueba el intento de la izquierda de «colectivizar» a las mujeres como si fueran un rebaño, según denunció el líder de los populares. «La lucha por el feminismo es tarea de todos, de izquierdas y de derechas», afirmó.

En su libro, Uriarte defiende un feminismo «construido desde nuevas bases críticas, con un activismo abierto a todas las ideologías, compatible con la izquierda y la derecha». «Ni el sexismo es propio de la derecha o de la izquierda ni el feminismo pertenece a un lado del arco ideológico», subraya la escritora, quien cuestiona las cuotas, pero ve positivas otras iniciativas como la del currículum «ciego».

En la presentación estuvieron Teodoro García Egea, Marta González, Rafael Catalá, Ángel Garrido, Isabel Díaz Ayuso, José Luis Martínez-Almeida, Rafael Hernando y el editor Manuel Pimentel.

Por la mañana, Casado participó en un acto alternativo a los oficiales con motivo del Día de la Mujer. El PP ya había anunciado que no estaría en la manifestación general, al considerar «inadmisible» un manifiesto que, a su juicio, dibuja una España «irreconocible», y tras denunciar el intento de la extrema izquierda de politizar y monopolizar esa protesta.

«No hablamos por ti»

El PP reunió a candidatas autonómicas y municipales, con carteles donde se leía su lema ante el 8-M: «No hablamos por ti, hacemos para ti». Casado rechazó las lecciones de la izquierda sobre igualdad, y criticó su discurso «paternalista» con las mujeres. El candidato popular a La Moncloa advirtió de que la lucha contra la violencia de género «no es cuestión de enfrentar mujeres contra hombres, sino de plantear medidas eficaces para penalizar a los delincuentes». Casado insistió en que luchar contra la violencia de género es totalmente compatible con hacerlo contra la violencia doméstica e intrafamiliar.

Entre las promesas electorales del PP relativas a la igualdad, los populares destacan su propuesta de pacto de Estado para acabar con la brecha salarial en cinco años.