Artur Mas - AFP

Así es la casa que Artur Mas podría perder por culpa del 9-N

El inmueble fue embargado como fianza el pasado año después de que el Tribunal de Cuentas estipulase que los ex altos cargos de la Generalitat debían pagar 5,25 millones de fianza en la causa

Actualizado:

Artur Mas podría perder su lujosa vivienda de Barcelona tras haber sido declarado culpable en el juicio contable por su responsabilidad en los gastos de la consulta ilegal del 9-N.

Mas compró la señorial casa en 1991, cuando era concejal del Ayuntamiento de Barcelona. El inmueble está en la calle Tuset, una muy buena zona de Barcelona. Cuenta con 199 metros cuadrados construidos, de los que 150 son útiles. Tiene dos entradas, una principal y otra de servicio, y cinco dormitorios, cuatro para los «señores» y el instalado en la zona de servicio. Según el Registro de la Propiedad de la Barcelona, la vivienda se completa con un salón, un comedor, un baño, dos aseos y una terraza.

El precio medio por metro cuadrado en la calle Tuset, entre la Avenida Diagonal y la Travesía de Gracia, es de 5.000 euros. Viviendas similares a la de Artur Mas se venden por entre 800.000 y algo más de un millón de euros.

Los investigados en esta causa tienen que responder con su propio patrimonio, que sería usado para devolver el dinero a la Generalitat que fue presuntamente malgastado en la consulta ilegal del 9-N de 2014.

La fianza total impuesta por el Tribunal ascendía el pasado mes de septiembre de 2017 a 5,25 millones de euros, incluidos los intereses. El expresidente de la Generalitat, la exvicepresidenta Joana Ortega, los exconsejeros Francesc Homs e Irene Rigau y el resto de investigados consiguieron depositar en varias entregas 2,95 millones de euros, procedentes la mayor parte de la «caja de solidaridad» abierta por la ANC y Òmnium. Como no era suficiente, aportaron las escrituras de sus propiedades inmobiliarias.

Faltaban 2,3 millones de euros, por lo que el Tribunal de Cuentas procedió a la tasación de los inmuebles. Además del domicilio de Artur Mas, entre los inmuebles embargados estaban la casa de Homs en Taradell (Barcelona) -un 50%, porque la otra mitad es de su esposa-, un piso de Ortega en Barcelona, un conjunto de inmuebles de Rigau en Ribes de Fresser (Gerona) y una propiedad de Jordi Vilajoana, secretario general de Presidencia con Artur Mas.