Mohamed J., viajó al territorio del Califato y se cree que murió en las filas del Daesh - ABC

Detenido por enaltecer el yihadismo«Yo soy camión, jajajaja»

En libertad con cargos el hermano de un mártir del Daesh detenido en Madrid por enaltecer el terrorismo yihadista

MadridActualizado:

La noche del 14 de julio de 2016, fiesta nacional de Francia, un yihadista lanzó el trailer de 19 toneladas que conducía contra una multitud en Niza matando a 85 personas e hiriendo a otras 303. Un día después, Hassan J., nacido en Tetuán (Marruecos) y con domicilio en un municipio al norte de Madrid, lo celebraba en su perfil de una red social con el comentario escrito en árabe «yo soy camión jajajaja lo dedico a los tontos» acompañado de la imagen -reproducida sobre estas líneas- de un gran vehículo impresa sobre la bandera gala. Por este y otros mensajes el joven, de 20 años recién cumplidos, era detenido por la Policía Nacional la tarde del miércoles y puesto ayer por la mañana en libertad con cargos y medidas cautelares por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. El primer paso de la radicalización que, para parte de los juristas, no puede separarse de la actividad terrorista en sí.

Alusión al atentado de Niza publicada por el detenido junto a un comentario jocoso
Alusión al atentado de Niza publicada por el detenido junto a un comentario jocoso

Lo que puso sobre la pista de Hassan fue lo mismo que él ensalzaba continuamente en sus cuentas en Instagram y Facebook: su hermano Mohamed, señalado por informaciones reservadas como uno de los llamados «combatientes extranjeros» que se habrían desplazado al territorio del conflicto sirio-iraquí para sumarse al Daesh, en cuyas filas habría muerto combatiendo. Su condición de mártir es producto de una conjetura, puesto que no constan noticias suyas en más de un año, pero también de otros indicios, como el sentido mensaje entono de despedida que Hassan le dedicó también en las redes. «¡Oh! Qué lástima por tu distanciamiento, que Allah te salvaguarde. Adiós, héroe. Nos encontraremos si Allah quiere». Una vez más, aparecía adjunta una fotografía ilustrativa, en este caso la del presunto muyahidín Mohamed posando sonriente a la sombra de una anticuada batería antiaérea en lo que parece algún enclave medioriental.

La yihad en familia

Fuentes policiales consultadas por este diario retratan una radicalización del hermano pequeño detenido anteayer que tiene su referente en la figura del mayor, el combatiente, y que constituiría un ejemplo más de lo que la doctrina ha dado en llamar de forma genérica la «yihad en familia».

Los ejemplos son llamativamente numerosos, el último de ellos registrado con ocasión del atentado de Mánchester del pasado 22 de mayo, por el que ya han sido arrestados dos hermanos del supuesto suicida, Salman Abedi, amén de su padre. No en vano, el informe del Real Instituto Elcano «Estado Islámico en España» de 2016, que analizó los perfiles de los detenidos en nuestro país por actividades de esta naturaleza desde 2013, concluía que el 43,8% de ellos habría abrazado la ideología islamista violenta por influencia directa de uno o varios hermanos. Ese parentesco se ha repetido en operaciones en Gerona, Lleida o Barcelona, donde se arrestó a dos gemelos. Hermanos eran además los dos Kouachis que atacaron en enero de 2015 las oficinas del Charlie Hebdo en París, también a los dos Abdeslam que participaron diez meses más tarde en masacre perpetrada en la misma ciudad y cuyo cerebro operativo, Abdelhamid Abaaoud, ya captó a su hermano de 13 años para enviarlo a Siria. Fue visto en un vídeo arrastrando los cuerpos de soldados asesinados del Ejército de Bashar al-Asad.

El terrorismo, como cualquier activismo, es altamente social, según los expertos. Para autores como el profesor de la universidad belga de Ghent Rik Coolsaet, incluso «es el parentesco y la amistad lo que realmente importa», «mucho más que la religión» o la ideología.

Imagen de una mano haciendo «la peineta» ante el símbolo del luto por los ataques de París
Imagen de una mano haciendo «la peineta» ante el símbolo del luto por los ataques de París

Corresponderá a los jueces, en su caso, determinar si fue la fascinación o el ascendente del hermano mayor lo que llevó a Hassan J. a «difundir postulados a favor de la yihad» o, como también se le acusa, a proferir «expresiones de desprecio a las víctimas de los diferentes atentados ocurridos en Europa». Entre ellas, llamó la atención de los investigadores la que el joven publicó coincidiendo con la ya mencionada cadena de atentados de París de noviembre de 2015: la foto en plena calle de mano con el dedo corazón extendido -gesto obsceno y ofensivo conocido como «la peineta»- ante el símbolo del lazo negro que representaba el luto por los 137 muertos en la capital gala.