Uxue Barkos, presidenta de Navarra
Uxue Barkos, presidenta de Navarra - EFE

Barkos recupera un complemento para los altos cargos del Ejecutivo que sean funcionarios

Supone un 25 por ciento más de su sueldo base y el beneficio dura toda la vida del ex alto cargo

PamplonaActualizado:

Los gobiernos no solo aprovechan los últimos días de legislatura para aprobar medidas de carácter social que les pueda suponer un espaldarazo electoral. El Gobierno de Navarra que preside Uxue Barkos ha querido mirar también a sus propios bolsillos y ha aprobado la subida de un complemento para los altos cargos que, tras dejar el Ejecutivo, volverán a sus puestos como funcionarios.

De esta forma, un consejero o un director general que regrese a su plaza de funcionario percibirá 464 euros más al mes, el 25 por ciento del sueldo base, si ocupa un puesto de nivel A, el más habitual entre los altos cargos del Gobierno de Navarra. Este complemento no es algo puntual, sino que se mantendrá para toda la vida.

El complemento se aprobó en el año 1996, pero en 2012 el Gobierno de UPN y PSOE decidió reducirlo a un 10 por ciento de acuerdo a las medidas anticrisis aprobadas en aquel momento. Esta reducción se explicitaba cada año en la Ley de Presupuestos de Navarra. Sin embargo, en los Presupuestos de este año 2019, esta mención se ha eliminado, por lo que el complemento regresa al 25 por ciento.

A escondidas

Aunque esta subida afecta también a los consejeros de gobiernos anteriores, puesto que es vitalicio, los partidos de la oposición criticaron ayer con severidad la medida. La principal crítica vino de la «opacidad» con que se ha aplicado la subida del complemento, sin decir nada a nadie, sin que nadie se enterara hasta ahora.

El presidente de UPN, Javier Esparza, consideró que «no nos parece adecuado que se haga a estas alturas de la legislatura, que se haga casi a escondidas y que se haga contradiciendo lo que venían diciendo desde el inicio de legislatura. Así no se tienen que hacer cosas, más allá del debate de si es conveniente o no». La secretaria general de los socialistas navarros, María Chivite, recordó que «empezaron la legislatura diciendo que había que quitar las cesantías, todo tipo de privilegios y lejos de quitar nada, al revés, hay más ahora que cuando empezó la legislatura».

El Gobierno de Navarra está sustentado por los partidos más contrarios a lo que consideran «privilegios» de la clase política, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Unida. Conscientes de la impopularidad de este «privilegio», ayer se echaban la responsabilidad unos a otros. El portavoz de Bildu, Adolfo Aráiz, consideró «inadecuada» esta subida pero preguntado por qué su formación la respaldó se limitó a responder con un lacónico «se podía haber mantenido en el 10 por ciento pero no se hizo». La representante de Podemos, Ainhoa Aznárez, tuvo más suerte y pudo responsabilizar al sector crítico de su grupo parlamentario, que ya correspondía a éste la asistencia a la Comisión de Hacienda del Parlamento de Navarra.

Sea de quien sea la responsabilidad, el complemento se ha incrementado y resultarán beneficiados alrededor de un centenar de exaltos cargos, según los cálculos de los socialistas, unos treinta sólo con los de esta legislatura.