Javier Esparza, presidente de UPN
Javier Esparza, presidente de UPN - ABC
PRESIDENTE DE UPN

Javier Esparza: «El PSOE debe decidir: el nacionalismo de Uxue Barkos o una Navarra española»

Tras liderar la unión con PP y Cs para el 28-A y el 26-M, el presidente de Unión del Pueblo Navarro pide en ABC un acuerdo constitucionalista para que los nacionalistas «dejen de aprovecharse»

PamplonaActualizado:

Javier Esparza (Pamplona, 1970) cogió hace tres años y medio las riendas de Unión del Pueblo Navarro (UPN), un partido regionalista que, pese a ser el más votado en las elecciones de mayo de 2015, se encontraba en la oposición gracias al acuerdo alcanzado por el cuatripartito, conformado por los nacionalistas de Geroa Bai y Bildu y la izquierda de Podemos e Izquierda Ezkerra. Pero para las próximas elecciones generales del 28 de abril y las forales y municipales del 26 de mayo ha logrado lo que nadie ha conseguido hasta el momento en España, que el PP y Ciudadanos se integren con los regionalistas en una candidatura única que se llama Navarra Suma.

¿Este acuerdo se puede considerar un acuerdo a dos o a tres?

UPN ha llegado a un acuerdo con el PP y ha llegado a un acuerdo con Ciudadanos. Y en las listas va a haber gente de UPN, de Cs y del PP.

¿Qué beneficios puede traer a los navarros Navarra Suma?

De entrada, lo que acaba de generar es una enorme ilusión. La de miles de navarros que quieren que Navarra siga siendo una Comunidad Foral, diferenciada, española y europea.

A las pocas horas de firmar el pacto con Cs algunas voces ya hablaron de eliminar el Convenio Económico. ¿Qué garantías le ha dado al respecto?

Siempre ha habido líderes nacionales de formaciones políticas diversas que de repente lo atacan calificándolo de privilegio, agrediendo al régimen foral. Pero hay una Ejecutiva de Ciudadanos que aprueba lo que a continuación firma su presidente. En el órgano máximo del partido aprueban por unanimidad un texto en el que se dice que tienen el compromiso de respetar el Régimen Foral, los derechos históricos, y acuerdan respetar el Convenio Económico. Esto es lo que ha firmado Albert Rivera. Por lo tanto, hoy tenemos más diputados en Madrid que respetan el régimen foral de Navarra de los que teníamos antes de firmar este acuerdo. El principal riesgo que tiene el régimen foral navarro es el nacionalismo vasco, que quiere quitarnos el autogobierno, que quiere quitarnos capacidad de decisión, que quiere que Vitoria decida por nosotros, en nuestro nombre.

El acuerdo afecta también a las generales. ¿Qué beneficios va a traer para España?

Con este acuerdo, lo que vamos a defender es tener dos diputados, tres senadores que van a votar al candidato vinculado con la coalición que se presente a un proceso de investidura. O a Pablo Casado o a Albert Rivera. Lo que no queremos, porque no tiene sentido, es que en este país decidan quién es presidente los independentistas vascos o catalanes. Lo que no puede ser es que precisamente aquel que quiere destrozarte como país, que te aborrece, que no te respeta, que te insulta, pisotea tu bandera y lo que eres y lo que representas, ¿ése es el que decide quién es el presidente? A mí me parece que hay que decir basta ya. Debiera haber un acuerdo constitucionalista en este país para que ya dejen de aprovecharse de su situación y de la importancia que puedan tener en un momento determinado.

El 28 de diciembre negó una posible coalición entre constitucionalistas ¿Qué ha cambiado?

Llevo trabajando esto muchos meses. Pero yo creo que hay que ser discreto. Creo que los acuerdos no se hacen a través de los medios de comunicación.

¿Esta coalición puede suponer que UPN se diluya?

No, UPN va a seguir teniendo sus actos, sus órganos de dirección, va a tener sus miembros, afiliados, sus días del partido, sus congresos, sus consejos políticos, su sede con sus logos… UPN va a mantener lo que somos. Somos la primera fuerza de Navarra y yo creo que es cierto que UPN ha hecho un enorme esfuerzo de responsabilidad. Que me expliquen a mí qué primer partido decide apartar su marca para crear una marca nueva para poder, a su vez, compartir un espacio con partidos distintos. Ha sido una generosidad absoluta por parte de mi partido. Creo que eso los ciudadanos lo van a valorar bien.

¿Este acuerdo podría dar alguna enseñanza a nivel nacional?

Hay políticas que son de Estado, la educación, la salud, la inmigración… Cataluña es una política de Estado. Navarra debe ser una política de Estado. Y en esa política de Estado debieran estar todos los grandes partidos constitucionalistas, incluido el PSOE.

¿Ha tenido algún tipo de contacto, algún tipo de ofrecimiento al PSN para que se sume a este acuerdo?

De momento no, pero yo estaría encantado si el partido socialista quiere venir en un momento determinado a un acuerdo de todos los constitucionalistas en una plataforma, yo no tendría mayor inconveniente.

¿Ha tenido algún contacto, conversación, de qué se puede hacer después del 26 de mayo con el PSN?

No. Más allá de lo que puedes hablar más allá de los pasillos, no, no ha habido nada serio. Todos vamos a esperar cuál es el escenario y a partir de ahí vamos a tomar las decisiones. Aquí hay dos posibilidades, un gobierno en torno a Navarra Suma o un gobierno en torno a Uxue Barkos, así de claro. El PSOE tendrá que decidir dónde quiere estar. Si quiere convertirse en una tabla de salvación del nacionalismo vasco o quiere llegar a un acuerdo con una plataforma que lo que busca es defender la Navarra constitucional, la Navarra foral, diferenciada y española.

¿Navarra Suma tiene miedo de que Vox quite votos?

Navarra Suma tiene un proyecto propio, tiene un proyecto que busca aglutinar el voto constitucionalista en Navarra de centro derecha, el voto que quiere hacer frente al nacionalismo vasco en esta tierra y al independentismo catalán a nivel nacional. A partir de aquí yo no tengo nada que decir de ninguna otra formación.

¿UPN ha tenido algún tipo de contacto con Vox Navarra?

No.