La Audiencia Nacional aparta a los dos jueces recusados del tribunal del caso Gürtel

Varias acusaciones recusaron a López y Espejel por afinidad con el PP

MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha decidido este viernes apartar a los jueces Enrique López y Concepción Espejel del tribunal que juzgará el caso Gürtel, después de que varias acusaciones solicitaran su recusación por una supuesta afinidad con el Partido Popular. El Pleno de la Sala de lo Penal, formado por 18 magistrados, ha aceptado apartarles tras una reunión que ha durado algo más de tres horas, según informaron fuentes jurídicas. En el caso de López la decisión se ha tomado con 14 votos a favor y cuatro en contra, mientras que en el caso de Espejel ha estado más reñida: 10 frente a 8.

El nuevo tribunal que enjuiciará la primera época de las actividades de la trama Gürtel estará formado por los jueces Ángel Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada. Los dos ponentes de los incidentes, los jueces de carácter progresista Ramón Sáez y Clara Bayarri, defendieron en sus ponencias apartar a los dos jueces.

Ante las recusaciones, la Fiscalía Anticorrupción apoyó que se estudiara apartar a López y Espejel al considerar acreditadas las «dudas» existentes sobre la apariencia de imparcialidad de ambos jueces, que fueron nombrados vocales del CGPJ por el PP en el pasado.

El Ministerio Público calificó de «decisiva» la intervención de la formación política, parte en el proceso, para aupar a López y Espejel a «altos cargos del Poder Judicial». López, además, fue nombrado magistrado del Tribunal Constitucional en 2013 a propuesta del PP.

Las acusaciones que formularon las recusaciones, ejercidas por el PSOE y Adade, también alegaron que López y Espejel habían participado en numerosas conferencias y actos de la Fundación Faes, un laboratorio de ideas ligado a José María Aznar. Enrique López intervino además en una conferencia sobre el modelo territorial de España organizado por la Conferencia Política del PP. Los dos jueces, aún así, decidieron abstenerse del tribunal ellos mismos al considerar que estas causas no les impedían ser imparciales.

La cuestión delicada aparece porque el Partido Popular es parte en el proceso. La formación política se sentará en el banquillo como posible partícipe a título lucrativo; es decir, por haberse podido lucrar de la trama de corrupción sin conocer el origen delictivo del dinero.

Podría ser condenado, por ello, a devolver el dinero como responsable civil. La trama de corrupción ofreció favores y servicios a administraciones del PP a cambio de adjudicaciones irregulares de contratos públicos para sus empresas.

Contra esta decisión del pleno de la Sala de lo Penal no cabe recurso alguno. En el nuevo tribunal, Ángel Hurtado será tanto el ponente como el presidente del tribunal. En el juicio, del que falta conocer la fecha de celebración, están acusados los extesoreros del PP Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, así como otros políticos y diversos empresarios. Correa, que comenzó su carrera como botones de un hotel a los catorce años, es considerado el líder de la red de corrupción que protagonizó uno de los escándalos de la España reciente.