El juez Castro adelanta la comparecencia de la Infanta Cristina al 8 de febrero
La Infanta Cristina, en una imagen de archivo - abc

El juez Castro adelanta la comparecencia de la Infanta Cristina al 8 de febrero

El juez toma esta decisión después de la renuncia de los abogados de Doña Cristina a presentar un recurso

Actualizado:

El juez instructor del «caso Nóos», José Castro, ha dictado este lunes una providencia en la que fija el 8 de febrero, a las 10 horas, como nueva fecha para la comparecencia de la Infanta Doña Cristina para declarar, en calidad de imputada, en esta causa judicial. El día inicialmente previsto era el 8 de marzo, pero Castro ha optado finalmente por el adelanto después de que la defensa de la Infanta hubiera entregado el pasado sábado un escrito en el Juzgado de Guardia en el que comunicaba al juez que la hija menor del Rey renunciaba a recurrir la segunda imputación y que además pedía declarar voluntariamente. «Es obligado adelantarla», había afirmado ya el juez esta mañana, a preguntas de los periodistas, a su llegada al Juzgado.

En la citada providencia, el juez matiza, sin embargo, que ha optado por el adelanto a pesar de que éste no se solicitaba expresamente, y también señala que, en sentido escricto, no se trataría tampoco en este caso de una comparecencia voluntaria, ya que para ello debería de haber sido la propia parte la que, en su momento, hubiera tomado la «iniciativa» de prestar declaración. Aun así, el juez accede a la «pretensión» de la defensa de la Infanta, «si bien armonizándola con los compromisos previamente contraídos» por el Juzgado de Instrucción y también con «la necesidad de contar con un tiempo suficiente para el montaje de los dispositivos de seguridad imprescindibles», así como con «la exigencia de que tanto la parte afectada como el Ministerio Fiscal y las demás cuenten con una razonable antelación que garantice la posibilidad de su asistencia».

Castro había escogido en un primer momento la fecha del 8 de marzo ante la posibilidad «nada despreciable, a tenor de anterior experiencia» de que se pudieran presentar diversos recursos contra su auto del pasado 7 de enero. El magistrado entendía que dichos hipotéticos recursos «difícilmente podrían estar resueltos si la convocatoria se hiciera para fecha relativamente próxima». Cabe recordar que la primera imputación de la Infanta había tenido lugar el 3 de abril del pasado año, siendo suspendida por la Audiencia Provincial de Palma el 7 de mayo, es decir, un mes y cuatro días después.

En la segunda imputación, el magistrado explicó en el auto dictado el pasado martes que no quería verse «compelido a suspender el señalamiento». En consecuencia, decidió tener en cuenta el tiempo que podría tardar la Audiencia en pronunciarse sobre unos eventuales nuevos recursos, que al final ya no serán presentados. De hecho, en estos momentos está ya confirmado que tampoco harán uso de ese derecho ni la Abogacía del Estado ni la defensa de Iñaki Urdangarín. Además, se da ya por seguro que el fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, lo confirmará también en breve.

A lo largo de la instrucción del «caso Nóos», Castro no ha tenido inconveniente en posponer las comparecencias de algunos imputados si éstos así se lo han pedido o si el propio juez ha considerado oportuno hacer algún cambio. Así ocurrió, por ejemplo, con Iñaki Urdangarín, su exsocio Diego Torres, el director general de Deportes del Gobierno balear, José Luis -Pepote- Ballester, o el exgerente del Instituto Balear de Turismo, Raimundo Alabern, entre otros.

En esta ocasión, sin embargo, se trataba de adelantar la comparecencia prevista de la Infanta, decisión sólo condicionada por la propia disponibilidad del magistrado y de los Juzgados centrales de Palma.