Rubalcaba va a «movilizar a la sociedad española» contra la reforma del aborto
Alfredo Pérez Rubalcaba - efe

Rubalcaba va a «movilizar a la sociedad española» contra la reforma del aborto

Advierte a Rajoy que «cuando una mujer decide abortar no hay gobierno que la convenza de que no lo haga» y le acusa de plantear «una carrera de obstáculos infernal» a las mujeres

Actualizado:

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dejado claro este mediodía que su partido «intentará por todos los medios» que la reforma de la ley del aborto que prepara el Ejecutivo «no llegue al BOE», y que para ello van «a movilizar a la sociedad española para que el Gobierno entienda que no tiene la mayoría». «Porque tiene la mayoría parlamentaria, pero no la social», ha dicho. Asimismo ha avanzado también que presentarán una batería de iniciativas en el Congreso para «demostrar al PP que está solo» en esta reforma, junto a lo cual los socialistas llevarán «la ley y sus consecuencias a Europa», donde pondrán en evidencia que después de haber sido «líder en la defensa de derechos», España está de nuevo «en la cola».

Rubalcaba, que hoy se ha reunido en Ferraz con representantes de asociaciones médicas, de mujeres y juristas, ha acusado a Mariano Rajoy de «cambiar la libertad de las mujeres por un puñado de votos de la extrema derecha», todo a costa de una ley que ha tachado de «hipócrita» y «clasista».

En su rechazo a la totalidad del anteproyecto presentado el pasado viernes por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el líder de la oposición ha advertido que «no es verdad» que el texto despenalice a la mujer que se somete a un aborto (no legal), puesto que ella «tendrá que ir a los tribunales a acusar» a quienes le han practicado la interrupción del embarazo.

«Es una tortura», ha subrayado Rubalcaba, que en todo momento ha destacado que la nueva regulación que quiere establecer el Gobierno hará una discriminación entre las mujeres que tienen dinero, y que podrán pagarse un viaje en busca de cirugías seguras, y las que no tienen dinero, que «están condenadas a pasar a la clandestinidad».

El secretario general de los socialistas ha instado al Ejecutivo a que tenga en cuenta ese último supuesto, porque -ha sostenido- «cuando una mujer decide abortar no hay gobierno que la convenza de que no lo haga» y existen «estadísticas de víctimas, aunque antiguas», cuyos detalles Rubalcaba no ha querido enunciar.

Sí ha asegurado que ha repasado con «operadores» tales como clínicas lo que sería «la puesta en marcha» de una interrupción del embarazo con la normativa que ha planteado el Ejecutivo, y que se trataría de una «carrera de obstáculos infernal», a su juicio deliberadamente diseñada para que ninguna voluntad de abortar prospere.