La hija de Payá acusa a España de limitar el «derecho a la verdad» de cinco nacionales

El Gobierno concede la nacionalidad española a la familia del disidente cubano, que piden una investigación por el accidente por el que fue condenado Ángel Carromero

Actualizado:

La hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, Rosa María Payá, dio ayer viernes las gracias al Gobierno español por haberles concedido la ciudadanía a ella, a su hermano y a su madre y advirtió de que, si las instituciones no investigan ahora la muerte de su padre, se estaría limitando el «derecho a la verdad» de cinco nacionales.

La familia de Payá presentó este verano una querella ante la Audiencia Nacional para que investigase la muerte del líder del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), fallecido en julio de 2012 junto al también disidente Harold Cepero. El juez Eloy Velasco rechazó la querella por considerar que el tribunal no es competente.

Payá y Cepero perdieron la vida en un accidente de tráfico por el que fue condenado por homicidio imprudente el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero. La familia considera a Carromero inocente y acusa a las autoridades cubanas de causar la muerte de Payá y Cepero.

El Ejecutivo español concedió ayer la nacionalidad española a la viuda del disidente cubano, Ofelia Acevedo Maura, y a dos de sus hijos, Rosa María y Oswaldo José Payá Acevedo. «Gracias al Consejo de Ministros por el reconocimiento al trabajo de mi padre», escribió Rosa María Payá en su cuenta de Twitter, en la que también ha querido agradecer el «cariño» demostrado por el pueblo español.

Sin embargo, la joven también volvió a reclamar una investigación por la muerte de su padre y, en este sentido, advirtió de que «el Gobierno español ya no obstaculiza sólo el derecho a la verdad y la justicia de dos de sus ciudadanos, sino de cinco», en alusión a los cuatro miembros de la familia y a Carromero.