Talgo operado por SNCF
Talgo operado por SNCF - ARCHIVO

SNCF negocia con varias empresas su aterrizaje en España

La Renfe francesa lanzará un AVE de bajo coste en nuestro país en cuanto se liberalice el mercado

MadridActualizado:

La liberalización del transporte ferroviario de pasajeros no se producirá en España hasta finales de 2020, pero la Renfe francesa ya tiene confeccionada una hoja de ruta para aterrizar en nuestro país. Una estrategia que pasa por establecer alianzas con empresas locales para lanzar un AVE «low cost» en cuanto se abra el mercado.

Así lo ha reconocido esta mañana en Madrid la responsable de alta velocidad de SNCF, Rachel Picard. «La competencia es positiva para los viajeros porque mejora la calidad del servicio. Tenemos experiencias de otros mercados en los que los precios han caído un 40% y el tráfico ha repuntado un 60% gracias a la entrada de otros operadores», ha señalado este martes la directiva ante varios medios de comunicación.

La intención del operador es refozar su división de bajo coste: Ouigo. Una compañía que ya transporta a 17 millones de pasajeros al año en Francia. De esta cuantía, el 60% pagan menos de 25 euros por viaje, según ha confirmado Picard.

Sobre la situación del mercado español, la ejecutiva ha destacado que la red de alta velocidad nacional «es un sueño», aunque «podría ser más utilizada». Según Picard, un francés viaja 1.200 kilómetros por año en alta velocidad, mientras que un español solo llega a 550. «Los españoles viajan menos en alta velocidad. El número de pasajeros de Renfe es un tercio del de SNCF».

SNCF pretende revertir estas cifras y ampliar el mercado del AVE. Para ello, espera contar con un socio local. En las últimas horas se ha conocido que el operador francés está negociando con Acciona e Ilsa su llegada a la Península Ibérica. Pero este no es el único frente que mantiene abierto la firma francesa. «Queremos ser españoles e ir de la mano con una empresa de aquí, pero si no es posible competiremos en solitario», ha explicado Picard.

En este rastreo de posibles socios no está Renfe, pese a que la compañía pública colabora con SNCF desde hace años en el paso a Francia. «Nuestros servicios jurídicos nos han comunicado que no hay forma de colaborar en España sin atentar contra la competencia», ha explicado Picard.

La firma francesa también ha descartado alquilar trenes para reforzar su aterrizaje en España. Los planes de la compañía pasan por adquirir nuevos trenes o remodelar los modelos que ya están presentes en su catálogo.