Pablo Iglesias recibe un «huevazo» dirigido a un representante del taxi acusado de «vendido»

El líder de Podemos ha tenido que limpiarse los restos del huevo que han lanzado al presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de España

Actualizado:

A Pablo Iglesias le han estropeado su foto de apoyo a los taxistas, en huelga en la jornada de hoy contra Uber y Cabifyu. El líder de Podemos ha salido esta mañana desde el Congreso hasta la plaza de Neptuno para brindarles su apoyo y, fortuitamente, ha recibido un «huevazo» que iba dirigido a Julio Sanz, presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de España. En las imágenes recogidas por las cámaras se puede ver el momento del impacto y los restos del huevo en su cara y cabello. También ha manchado a varios dirigentes de su grupo parlamentario con los que se ha acercado a la concentración, como el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral, y el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech. Julio Sanz, a quien iba dirigido el huevo, está acusado por sus compañeros de «vendido» y de no ayudar de forma eficaz en mejorar la situación de los taxistas. Se ha llevado la peor parte, ya que el huevo ha impactado en su cabeza.

Mientras que el grueso de los manifestantes han recibido a Pablo Iglesias al grito de «Sí se Puede», también se han podido escuchar algunos abucheos e incluso uno de los manifestantes ha aprovechado para lanzar un huevo al dirigente 'morado'.

Le ha hecho «un huevo» de ilusión

Iglesias se ha tomado con humor el incidente. «Me ha hecho un huevo de ilusión acompañar hoy a los taxistas en defensa de los servicios públicos y contra la privatización», ha bromeado en un mensaje en Twitter.

Antes de acercarse a la cabecera de la manifestación, en declaraciones a los medios, Iglesias ha tachado de «vergonzoso» que un ministro «corrupto» estuviera subvencionando a empresas como Uber, que «tributan en paraísos fiscales y está parasitando una profesión fundamental, un servicio público y una forma de vida de muchas familias».

En este sentido, ha recordado que el Tribunal de Justicia de la UE ya determinó que este tipo de empresas de transporte deben cumplir las normas laborales, por lo que ha defendido que el Ministerio de fomento escuche a los taxistas, ya que «tienen toda la razón», y plantee una senda para atender sus reivindicaciones.

«No se puede subvencionar con dinero público a multinacionales que no tributan en España y que parasitan nuestro sistema y no cumplen las normas laborales», ha remachado.