Un rescate a España costaría 650.000 millones y «es imposible»
La bolsa de Madrid, este jueves - ABC

Un rescate a España costaría 650.000 millones y «es imposible»

Los mecanismos de rescate europeos no podrían soportar un rescate total, que incluye los 100.000 millones para la banca y 20.000 millones de deuda autonómica, según un «think-tank» británico

corresponsal en londres Actualizado:

Una economía británica cada vez más hundida en el fango de la recesión no aparta un segundo su mirada, y sus cálculos, de la evolución de la crisis de la deuda española. Con una contracción del PIB del 0,7% en el segundo trimestre del año –frente al -0,2% que se esperaba–, la batalla por salvar la zona euro es también un combate de vida o muerte para el Reino Unido. Y un hipotético rescate soberano a España representa el peor de todos los mundos, también fuera de nuestras fronteras. Tanto, que un informe publicado este jueves por el prestigioso «think-tank» británico Open Europe descarta esa eventualidad por «imposible».

«El escándalo que causaría en el norte de Europa hace un rescate imposible», dice el informe

«En este momento, [un rescate soberano] sería imposible económicamente, debido a los limitados fondos de rescate, e imposible políticamente, debido al escándalo [que generaría] en el norte de Europa», afirman los analistas del centro de estudios europeos.

El informe estima las necesidades de financiación de España de aquí a mediados de 2015 entre 443.000 y 542.000 millones de euros. Para la estimación del monto de deuda en ese periodo incluyen 284.000 en vencimientos de deuda y letras –«cerca de la mitad de su deuda oficial»–, la financiación de 105.000 millones de déficit, y unos 98.500 millones en facturas pendientes de pago –«fondos debidos en su mayor parte a acreedores domésticos»–.

Preocupación por la deuda de las CC.AA.

A estas cantidades le suman otros dos conceptos. Por un lado, la inyección para la banca, cuyas condiciones y desembolso ya han sido aprobadas en Bruselas hasta 100.000 millones, y que las cifras oficiales han estimado en 62.000. Open Europe las eleva a 90.000-110.000 millones. Por otro lado, unos 20.000 millones de deuda autonómica, un agujero regional que ha agravado notablemente la desconfianza en las cuentas públicas españolas. No en vano, el informe mencionado lleva el título de «Deuda regional problema nacional. ¿Se encamina España a un rescate total?».

Siete regiones españolas no podrán cumplir sus objetivos de déficit para 2012, dicen

El estudio reconoce que, «en relación al PIB, la deuda de la mayoría de las regiones es relativamente baja». Alerta sobre los vencimientos de deuda a los que se enfrentarán de aquí a final de año Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Y concluye que es «imposible» que siete Comunidades Autónomas que tienen que hacer un ajuste superior a 2.5 puntos de PIB puedan cumplir con los objetivos de déficit de 2012.

La lista negra incluiría a Castilla-La Mancha, Extremadura, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, Baleares y Cantabria.

Los autores del informe comparan estas necesidades de financiación de la endeudada economía española con la potencia de tiro de los fondos de rescate europeos, y sentencian que «los 645.000 millones de necesidades financieras del Tesoro y los bancos españoles apenas podrían ser cubiertas por el Fondo Europeo de Estabilidad y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)».

Al Fondo solo le quedarían unos 135.000 millones tras los rescates a Grecia, Irlanda, Portugal, a la banca española y Chipre. Y el MEDE no entrará en vigor hasta, al menos, después de la decisión del Tribunal Constitucional alemán el próximo doce de septiembre, lo que deja la capacidad real de ambos mecanismos en 2012 en 345.000 millones, según cálculos de Open Europe.

Clima anti-rescates en Alemania, Finlandia y Holanda

Los autores del informe destacan con el mismo énfasis la «imposibilidad» política de un rescate soberano. «Tiene que ver con el clima político en muchos países del norte de Europa, hemos visto un incremento de la presencia euroescéptica en Finlandia con los "Verdaderos Finlandeses", una situación similar a la holandesa, donde el gobierno, que tiene elecciones a mediados de septiembre, no avalaría un nuevo rescate gigantesco», nos explica el responsable del «Briefing» sobre España, Raoul Ruparel.

Este experto en economía del centro piensa también en Alemania, según comparte con ABC: «Los rescates han sido muy polémicos y la falta de salidas a la crisis está minando la paciencia de los electores, además de la presión del Constitucional y de los socios de Merkel, los liberales del FDP y los bávaros de la CSU, crecientemente anti euro».

La estrechez financiera de los mecanismos de rescate y las dificultades electorales en varios países de la zona euro les llevan a proponer «una combinación de diferentes políticas» como la alternativa más probable, destinadas «a salvar España con un mínimo de legislación y evitando el estigma de un rescate, a la vez que se permite a España mantener acceso a los mercados».

El cóctel para salvar España incluye, según Open Europe –un galardonado «think-tank» cercano al partido conservador– un mini-rescate o «crédito puente» para financiar a España durante doce meses con 155.000 millones y un fuerte programa de reformas y consolidación fiscal, seguido de una nueva Operación de Refinanciación al largo plazo (LTRO por sus siglas en inglés) del Banco Central Europeo. Las palabras de Draghi en Londres este jueves han alterado tanto el escenario en unas pocas horas, que cualquier futurible resulta, al final, tan válido como cualquier otro.