España lucha contrarreloj para evitar el ataque de los mercados
La prima de riesgo española lleva varios días por encima de los 600 puntos - efe

España lucha contrarreloj para evitar el ataque de los mercados

Las próximas semanas son cruciales para convencer a los inversores de que los altos tipos del bono español no van en consonancia con los fundamentos de la economía española

madrid Actualizado:

Con la prima de riesgo desbocada por encima de los 600 puntos y la rentabilidad del bono español instalada por encima del 7%, España baila en la cuerda floja con más probabilidades que nunca de pegarse el batacazo. ¿Hasta cuándo podemos aguantar en esta situación de insostenibilidad? El Gobierno consciente de la gravedad del momento no repara en abrir todas las vías de negociación que haga falta para que se envíen mensajes claros a los mercados. Del «road show» de esta semana del ministro de Economía, Luis de Guindos, en Berlín y París ha salido el mismo mensaje: España necesita que Europa actúe con rapidez y se implementen las medidas ya acordadas.

La existencia de un proyecto en marcha para España es de hecho el elemento que marcaría la diferencia para evitar un rescate que en otros países se produjo cuando sus primas de riesgo se encontraban en niveles parecidos a la española. Cuando Portugal solicitó la ayuda a Europa el diferencial con la deuda alemana rondaba los mil puntos básicos, pero en el caso de Portugal fueron 600 puntos y en el de Irlanda, cerca de 580.

Sin embargo, «Spain is different» también en esto. Para Javier Méndez, secretario general del Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF), el tamaño de España la hace diferente a otros países rescatados, al tiempo que las reformas ya emprendidas y el calendario que tiene abierto por el préstamo bancario podrían salvarla del estigma del rescate. «Nadie quiere un rescate de España, excepto algunos especuladores, y Europa tampoco, asevera Méndez.

Otra de las bazas con las que juega el Gobierno de Rajoy, según el secretario general de IEAF reside en que el Tesoro español sigue teniendo una demanda muy alta en los mercados mayoristas. El coste medio del 4% con el que se financia también es «más sostenible que una conyuntura sin medidas, según explica este economista.

Los expertos creen que España puede salvarse pero el tiempo se agota

No obstante, Gonzalo Lardiés, gestor de fondos de BPA, considera que en octubre los problemas pueden agravarse porque los daños de los últimos tres meses se han cubierto por la elevada cantidad de emisiones que se realizó a principios de año.

Lardiés también descarta el rescate si se toman las medidas adecuadas y se pone el acento en algo fundamental que parece olvidado por la urgencia de la reducción del déficit. «El problema es que nuestra estructura productiva está en reconversión y el modelo de crecimiento anterior está agotado», asegura.

El gestor de BPA considera que el tiempo se acaba para que el Gobierno tome «las medidas definitivas que espera Europa» y asegura que la compra de deuda española por parte del BCE o el fondo de rescate no debe llegar antes de que adopten más reformas estructurales.

Por su parte, David Cano, socio y analista de AFI, cree que los elevados tipos de interés de la deuda española «no refleja los fundamentos de la economía española» y no se corresponden con la verdadera situación. Cano opina que España «puede aguantar unas semanas más» y que ahora no tienen necesidad de asistencia financiera.

«Los mercados se equivocan, están distorsionados»

Para el economista de AFI la solución pasa por convencer a los inversores de que se puede confiar en España y que se compre deuda desde el BCE, algo improbable, o desde el fondo de rescate cuando quede definido su versión permanente, el MEDE.

Asimismo, Cano aconseja no hacer tanto caso a los mercados y a la prima de riesgo. «Los mercados se equivocan, están distorsionados. Se encuentran perdidos por la desaparición del BCE», afirma.